REDACCIÓN. – Imaginen: el 12 de octubre de 1492, Colón no llegó a América y la historia fue otra. Europa no logró la riqueza, el placer y florecimiento de su cultura y su fe tras la Conquista; y el mundo mesoamericano se impuso en un continente que no llegó a ver su población brutalmente diezmada.

Y era nuestra herencia una red de agujeros“, escribió en medio de la desesperanza el autor de un poema anónimo. El poema surgió entre “paredes salpicadas de sesos” y “rojas aguas” con sabor a salitre, tras la ocupación española a México, ocurrida en 1519.

Lea: “Mapa espacial” detecta un ancla de Cristóbal Colón en el Caribe

Este escrito de 1523 fue recopilado en el libro Visión de los Vencidos. Cuenta lo ocurrido en medio del asedio del conquistador español Hernán Cortés a Tenochtitlán, capital azteca; no obstante, cabe preguntarse qué hubiera pasado si 27 años antes: en octubre de 1492. En dicha fecha, las naves al mando de Cristóbal Colón no se hubieran topado con América.

El historiador venezolano Alejandro López, director del Museo Nacional de Historia, da vuelta al planteamiento y más bien suelta:

¿Qué habría pasado con Europa si Colón no hubiera concretado su viaje?“.

Para esta “proyección contrastactual”, el ejercicio de ficción, es clave analizar la situación de la Corona española en ese momento.

Acontecimientos históricos importantes

España estaba comenzando un proceso de reunificación” caracterizado por el matrimonio entre Isabel de Castilla y Fernando de Aragón. La boda fue en 1469, e implicó la expansión de ambos reinos, que comprendían distintos territorios ibéricos; además, en 1492 se producía el final de la ocupación musulmana de casi 800 años. También sucedió la expulsión de los judíos de esas tierras.

Se buscaba generar una identidad nacional en torno al catolicismo. Había un proceso de control para garantizar la autonomía administrativa”, expone el historiador.

Al expulsar a los judíos, “el catolicismo es la fuerza política de la península ibérica“, afirma. Por ello, de no haber llegado el navegante emisario de la Corona española, es posible que esta hubiera continuado su proceso expansivo hacia el norte de África y el Mediterráneo, “que eran sus enemigos recién vencidos”.

En su opinión, la colonización de América estuvo guiada por la “necesidad de adhesión de militantes de la fe”. Esto, porque “estaba apenas naciendo el catolicismo español”.

Fines religiosos

La iconografía religiosa, los hábitos de adoración y el culto a un único Dios, fueron impuestos a los indígenas. Fue mediante las órdenes religiosas que llegaron al “Nuevo Mundo” en la llamada “guerra contra los infieles”. Incluso, el investigador mexicano Josué Sánchez se refiere a la doctrina del “diabolismo américano”; señaló que los pobladores originarios practicaban hechicería y de ser “almas impuras y condenadas que debían salvarse“, como agrega López.

Gettyimages.ru
Gettyimages.ru

Sánchez afirma en el texto La imposición del diabolismo cristiano en América:

Esta pugna religiosa produjo tal vez los mayores efectos destructivos en América que la historia haya registrado”.

Las nuevas riquezas en Europa

“¿Cómo sería esa Europa sin América?”, se pregunta López y responde: “un territorio sin riqueza, sin placer y sin utopía“.

En su opinión, la invasión a “Las Indias” potenció el desarrollo de la Europa occidental. “De no haber sido así, Europa estuviera sumida en el oscurantismo“, expresa.

El historiador venezolano se refiere a la riqueza resultante de la explotación descontrolada de piedras preciosas, como las perlas, extraídas de la actual Venezuela; el oro de los incas, en Perú; la plata del Potosí, en Bolivia, y en Zacatecas y Guanajuato, en México. Sin eso, “no hubieran activado los ritmos mercantiles y preindustriales del siglo XV”, que fueron posibles “gracias a todo lo que se sacó de América”.

El oro y la plata eran las llaves que el Renacimiento empleaba para abrir las puertas del paraíso en el cielo y las puertas del mercantilismo capitalista en la tierra”, escribió el intelectual uruguayo Eduardo Galeano en su célebre obra Las venas abiertas de América Latina.

Según cuenta Galeano, a manera también de ejercicio de imaginación, algunos bolivianos afirmaban que con toda la plata extraída de Potosí se hubiera podido construir un puente hasta España.

Eliana Aponte / Reuters
Eliana Aponte / Reuters

Pero no todo era enriquecimiento material: las nuevas tierras permitieron también el deleite y el placer. “Esto es fundamental para entender a Europa. No le damos el valor que tiene al cacao, al azúcar y  al tabaco, en la activación del sistema nervioso central, y Europa no hubiera tenido placer sin América“, asevera López.

Más referencias

El escritor Tzvetan Todorov, en su libro La Conquista de América: el problema del otro, se refiere al “deseo de hacerse rico y la pulsión de dominio” como motivos del comportamiento de los extranjeros, y a la idea de que los índígenas eran inferiores y estaban a “medio camino entre los hombres y los animales“. Para él, esta premisa es básica para entender la destrucción que hubo.