El 13 de octubre de 2015 Lamar Odom fue encontrado inconsciente en un burdel de Las Vegas. En donde un cóctel de drogas, viagra y alcohol casi termina con su vida, luego de haber disfrutado de una maratón sexual.

El ex basquetbolista rozó la muerte en aquella oportunidad, ya que sufrió 12 derrames cerebrales y dos ataques cardíacos. Pero hoy en día vive para contarlo.

LEA TAMBIÉN: Así sería la repartición de plazas para el Mundial 2026

En una entrevista exclusiva al US Magazine, el ex campeón con Los Lakers de la NBA en 2009 y 2010, recordó cómo fue aquella fatídica noche.

“Recuerdo que estaba acostado en la cama. Había dos mujeres y después me quedé dormido. Eso es todo. Cuando desperté, cuatro días después, estaba tratando de expulsar los tubos de mi boca”.

Odom reconoció que antes de aquella noche las drogas, en especial la cocaína, eran parte de su vida. Y eso le había traído problemas en su relación con su esposa, Khloé Kardashian.

Pero a la vez, aseguró que ella estaba al tanto de la situación: “Fue mi elección. No diría que ella lo aceptaba, la palabra correcta sería que lo toleraba”.

En cuanto a sus “errores” durante el matrimonio, el ex deportista de 37 años admitió que la exposición que generó su relación amorosa con la menor de las hermanas Kardashian, provocó que cientos de mujeres quieran estar con él.

“Gente que no me conocía empezó a acercarse a mí. Muchas mujeres y prostitutas salieron de la nada” y agregó: “Lamento no haber guardado mi pene dentro de los pantalones”.

17 meses después de aquel episodio y ya alejado de su ex esposa, Odom aseguró que ya no consume estupefacientes gracias a la ayuda de su hija, quien lo amenazó: “Te vas a dejar ayudar o te dejaré de hablar”.

Sin drogas ni alcohol, el ex basquetbolista ha iniciado un nuevo camino en su vida y define como un “milagro andante”.