La citología: el examen que puede salvar la vida de una mujer

89
citología
Las citologías deben hacerse cada año y en caso necesario, cada seis meses.

TEGUCIGALPA. La citología: el examen periódico que toda mujer, con vida sexual activa, debe hacerse y que previene de muchos problemas y enfermedades que pueden causarle la muerte.

Principalmente, la citología o papanicola, es un examen para detectar cáncer de cuello uterino. Es un procedimiento que toma las células por medio de un raspado de abertura del cuello uterino y se examinan bajo un microscopio.

El cuello uterino es la parte más baja del útero o matriz y que desemboca en la parte superior de la vagina.

A criterio de doctores especializados en ginecología consultados por Tiempo Digital, la citología debe hacerse cada año, en caso de ser chequeo rutinario.

Sin embargo, indicaron que en caso de infecciones u otros padecimientos es recomendable hacer el examen cada seis meses.

El costo de este tipo de examen varía, de acuerdo al lugar donde se acuda a realizarlo, pero oscila entre 250 y 300 lempiras.

Citología: ¿Cómo se realiza?

La mujer se debe acostar sobre una mesa y coloca las piernas en estribos especiales en cada clínica u hospital.

El médico deberá colocar un instrumento llamado espéculo dentro de la vagina para abrirla ligeramente. Lo anterior le permite al proveedor de atención médica observar el interior de la vagina y el cuello uterino.

Cabe mencionar que en el proceso se raspan células de la zona del cuello uterino. La muestra se envía a un laboratorio para su análisis y al día siguiente se tiene el resultado.

Espéculos: Instrumento para hacer la citología.

Sépalo

Tal vez ha escuchado decir que no se debe hacer una citología si es virgen, es probable que durante la citología vaginal tu himen se estire o se rompa, aunque no siempre sucede, pero si es necesario se debe hacer el examen.

Sin embargo, algunos especialistas dicen que realmente no pierdes tu virginidad hasta que tienes una relación sexual.

Recomendaciones para el examen

  • No tener la menstruación o haber dejado pasar por lo menos tres días después de que haya desaparecido el sangrado.
  • Dos o tres días anteriores al examen no haber tenido relaciones sexuales.
  • No haber aplicado óvulos, duchas o cremas vaginales, porque esto interfiere con el resultado de la citología.
  • Recuerda que la prevención es la mejor forma de mantenerse saludables, consulta a tu médico regularmente.