REDACCIÓN.  Entrevista que Kevin Solórzano brindó a un medio televisivo en el año 2015 se hizo viral en redes sociales. ¡Vea la segunda parte!

El universitario continuó su entrevista declarando que es inocente. Asimismo, hizo algunas aclaraciones con respecto a las fotografías suyas divulgadas en redes sociales.

En primer lugar, aclaró que el tatuaje que está en su costado es el nombre y la fecha de nacimiento de su padre.

Vea la primera parte: Solórzano: “Inocente, soy cien por ciento inocente”

También, dijo que las fotografías donde sale con mucho dinero fueron juegos de niño. El dinero provino de un préstamo que su padre sacó para realizar unas reparaciones en su hogar.

Pero uno de las cosas que causó más críticas al universitario fue las armas que estaban en las fotografías. Sin embargo, no declaró nada al respecto.

Lo que sí dijo es que las señas son de sus cantantes favoritos “Baby Rasta y Gringo”. Además agregó que cuando vinieron a Honduras fue a verlos al concierto.

Por otra parte, afirmó que nunca ha tenido problemas con nadie. Solamente cuando estaba niño se iba a los golpes por las famosas potras.

El universitario fue declarado culpable.
El universitario fue declarado culpable.

Kevin declaró que a pesar de que ha consumido alcohol, no tiene ningún vicio ni se ha embriagado ninguna vez en su vida.

“Quizá no soy monedita de oro para caerle bien a todo el mundo pero problemas de golpear o algo así, no”, expresó el universitario.

En ese entonces, Kevin Solórzano, lleva dos meses y medio en prisión y agregó que lo trataban bien.

KEVIN SOLÓRZANO SE APEGÓ A DIOS

Asimismo, dijo que había podido resistir todas esas situaciones porque se había pegado a Dios, así como su familia.

Entre la lectura de varios libros se le iban los días en el pequeño cuarto. Los cuales, fueron otorgados por su familia.

Los libros, en su mayoría, tratan de los planes perfectos que Dios tiene para la vida de cada persona.

Finalmente, hace unos pocos días se dio el veredicto que declaraba culpable a Kevin y tanto su familia como los hondureños no lo aceptan.

Desde ciudadanos hasta autoridades han salido a las calles a protestar para su pronta liberación.