Junta Nominadora conoce de estándares internacionales para selección de candidatos

117

Tegucigalpa. Los miembros de la Junta Nominadora participaron hoy en un taller sobre los “estándares internacionales y buenas prácticas en la selección de jueces” impartido por representantes de organizaciones  internacionales a petición del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH).

El taller les permitió a los miembros de este cuerpo colegiado conocer más a fondo las prácticas y los estándares internacionales para enriquecer el proceso de selección de candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

“Ellos han venido a contribuir positivamente y crear un ambiente de confianza al interior de la Junta Nominadora” dijo titular del CONADEH, Roberto Herrera Cáceres.

Agregó que como Comisionado Nacional de los  Derechos Humanos “hemos hecho nuestras las recomendaciones formuladas en el taller para contribuir a fortalecer cada una de las actividades en las diferentes etapas del proceso”.

Explicó que el  objetivo era enriquecer el proceso, de tal manera, que les permita utilizar  todos los estándares internacionales enmarcados en la objetividad, no discriminación  y la transparencia, que permita ayudar a la escogencia de los candidatos y así tener una CSJ imparcial e independiente, como lo espera la población hondureña.

El también miembro de la Junta Nominadora expresó que, este cuerpo colegiado, está interesado en profundizar en los estándares internacionales  y las mejores prácticas para la selección de los candidatos a magistrados.

Declaró que, como CONADEH, sigue muy de cerca los estándares de las Naciones Unidas y las buenas  prácticas aplicadas en  diferentes países.

La misión que se reunió con la Junta Nominadora, estuvo encabezada por la American Bar Association (ABA), una institución  estadounidense que se ha interesado en observar el proceso de selección de los candidatos a magistrados en Honduras, con el propósito de contribuir a fortalecer el imperio del derecho por medio de la independencia y la imparcialidad de la justicia.

A la ABA se sumó el Centro  por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), la Fundación para el Debido Proceso (DPLF), Impunity Watch (IW) y la Plataforma Internacional contra la Impunidad, que han conformado el Observatorio Internacional del proceso de selección  los magistrados de la Corte Suprema en Honduras.

En el taller interno para miembros de la Junta Nominadora, participaron como expositores la abogada principal del Centro de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Estados Unidos, Brittany Benowitz,  la oficial del programa Fundación para el Debido Proceso, la abogada  Katharine Valencia, el consultor internacional y miembro del Colegio de Abogados de Lima, Perú, Antonio Maldonado.

A los mencionados se suman el abogado del Centro por la Justicia y Derecho Internacional  Alfredo Ortega y el coordinador del programa Impunity Watch en Guatemala, Denis Martínez.

Los representantes del Observatorio Internacional  han expresado su  interés  en contribuir al fortalecimiento del Estado de derecho y el imperio de la ley aportando las mejores prácticas, experiencias y  estándares internacionales, para enriquecer este proceso de selección de los candidatos a magistrados.

El 27 de agosto, recién pasado, una misión integrada por el ex presidente  de ABA y ex presidente del Comité Permanente para la Elección de Jueces Federales de los Estados Unidos, Michael Greco; la asesora principal del Centro de Derechos Humanos de la ABA, Brittany Benowitz y Katharine Valenzuela, abogada de la Fundación para el Debido Proceso,  llegó a Honduras para reunirse con diversas personalidades e instituciones del país, entre ellas el CONADEH.

La misión llegó a Honduras para observar el proceso de selección de los candidatos  a magistrados de la Corte Suprema de Justicia

La ABA consideran que es fundamental en el desafío histórico de Honduras, fortalecer su estado de derecho y su democracia, mediante la elección de magistrados de extraordinaria calidad profesional e idoneidad ética que estén a la altura de los elevados principios de independencia e imparcialidad en la administración de justicia.