Periodista Julissa Lizardo
Periodista Julissa Lizardo

TEGUCIGALPA. El hondureño Erlin Carranza, quien se hizo famoso cuando se filtró en las redes sociales un video en donde le dedicaba un mensaje a una enamorada, en los últimos días ha generado opiniones encontradas luego de que una empresa de comunicación del país lo contratara para un programa de televisión.

El autor de la popular frase: “¿Y por qué no habló pues amor?”, pasó de ser un fenómeno viral a ser un reportero, lo que Erlin nunca se imaginó es que su estreno en la pantalla chica, causaría malestar en el gremio periodístico quienes de inmediato comenzaron a opinar, algunos a favor y otros en contra.

Lo cierto, es que cualquiera que es graduado de la universidad tiene derecho a sentir molestia, porque a todos nos costó esfuerzo, dedicación, tiempo y dinero. Tal vez muchos graduados tenían posibilidades económicas para suplir los gastos que genera la universidad, pero también otros tenían que buscar cómo obtener ingresos para cubrir sus gastos y ese es el malestar de muchos colegas que a través de las redes sociales han manifestado que ya es tiempo que se haga algo para regular a aquellos que ejercen la profesión sin ningún grado académico.

Julissa Lizardo y su opinión

Ante la inconformidad de algunos periodistas, el Colegio de Periodistas de Honduras se pronunció y lamentó que se contrate a personas ajenas al periodismo y resaltó los requisitos que deben cumplir las personas que se encargan de informar a través de cualquier medio de comunicación.

Lo que podría interpretarse como una luz verde para regular de forma pareja y sin excepciones las contrataciones a personas que no tienen ningún grado académico específicamente en área del periodismo.

Lo cierto es que, nadie está en contra del popular Erlin Carranza, tampoco en que se le brinde una oportunidad laboral, pero ¿por qué el gobierno que tiene tantos programas de ayuda no le brindó una mano a este hondureño que necesitaba de un empleo?. Aunque se aclaró que su contratación es para un programa de televisión y que el trabajo que él realiza esta alejado a lo informativo, tal vez su contratación fue con las buenas intenciones de darle un trabajo que le permita generar ingresos pero, también pudo ser una estrategia del medio para levantar perfil a través de una persona que se convirtió en un fenómeno en las redes sociales así como la mexicana que invitó a todos a su fiesta de quince años, conocida como la Ruby.

Erlin Carranza en Honduras

Ante la polémica que ha generado Erlin como reportero surgen algunas preguntas: ¿Qué se yo de medicina si estudie periodismo? ¿ Sí puedo dibujar un plano entonces ya soy arquitecto?

¿Sí puedo inyectar entonces ya soy enfermera?, claro que no, ahora bien, para ejercer una labor en la rama del periodismo ¿acaso no se debe tomar en cuenta la preparación profesional?, son interrogantes que planteo y que usted que es mi lector podrá responderlas a su criterio.

Lo que diferencia a muchos colegas periodistas con un grado académico es lógicamente que saben cuál es el tratamiento para una noticia, en cambio aquellos que no lo son trabajan con base a la experiencia que el tiempo les ha brindado, lo cierto es que no se puede tampoco satanizar a los periodistas empíricos porque muchos de ellos son buenos incluso mejor que algunos estudiados que por una u otra razón no ejercen la profesión como se debe.

Ahora bien, el Colegio de Periodistas tiene una ardua labor y debe proyectarse más a favor de sus agremiados, focalizar aquellas áreas en las que se necesita mejorar y que las cosas no solo queden plasmadas en papel.

Lo que inició como un vídeo jocoso terminó generando controversia, tal vez fue “sin querer queriendo” como dice el chavo del ocho, pero lo cierto es que Erlin Carranza, seguramente no pensó que su nuevo trabajo iba causar molestia para los que forman parte del cuarto poder.