REDACCIÓN. Había sido un domingo agitado, de mucho trabajo pero que lo hacía sentir satisfecho. Juan Ángel llegó ese domingo algo tarde a su casa por haber dedicado el día de descanso a su trabajo que tanto lo apasionaba. Al ver a su esposa y a su amada bebe no pensó dos veces en regalarles un ratito más de felicidad compensando la ausencia de ese día.

Salieron esa tarde con su esposa y su hermosa bebe de apenas añito y medio a comprar un helado de fresa con vainilla como era costumbre, ese día ni siquiera bajaron del auto para comprar los helados, Juan Ángel quería estar junto a ellas cada minuto de las ultimas horas del domingo antes de ir a dormir, sin saber que serían las ultimas horas de su vida con ellas.

Luto por muerte de un ingeniero

La tragedia comenzó a seguirlos, al conducirse de regreso a su casa cuando ya la noche había caído sobre San Pedro Sula, Juan Ángel notó que era perseguido por malhechores armados. El ingeniero mantuvo la calma con el temple que le caracterizaba y tomó una decisión que salvaría la vida de su esposa y de su hija.

Recuerdan a Juan Ángel

Detuvo el vehículo en medio de la calle la calle que conduce de Expocentro hacia el Molino Harinero Sula y bajo del auto en medio de los sollozos de su amada y con los pasos firmes de un padre que sabe proteger a su familia, avanzó.

Juan Ángel perdió su vida un domingo como este hace un mes confiando en Dios que había tomado la decisión correcta para proteger a su familia.

Nota relacionada: Policía investiga una principal hipótesis en crimen de agrónomo

Su esposa, en medio del dolor le dedica estas palabras de su puño y letra:

“Juan Ángel fue un buen padre, siempre cuidaba de ser un hombre íntegro y de palabra, porque sabía que sus hijos estaban siguiendo sus pasos.  Siempre fue un ejemplo a seguir.

Fue un buen proveedor, trabajaba a diario para poder darle a sus niños alimentación, vestido, casa, educación y a la vez disfrutar en familia los paseos que a menudo se tornaban una aventura llena de experiencias nuevas a su lado.  Le encantaba llevarnos a comer helado, el helado de fresa y vainilla, el mismo que comíamos en el momento que nos dejaste sin tu presencia.

En su oficina trabajando junto a su hijo.

Juan Ángel era una fuente de felicidad y amor para sus niños, a diario los convertía en seres dulces y cariñosos, no perdía oportunidad para expresarles que los amaba, seguido de un beso y un abrazo estremecedor, él se sentía engrandecido cada vez que los abrazaba, besaba y sentía el amor y el calor que recíprocamente de sus hijos recibía.

En sala cuna con su hijo mayor viendo a su recien nacida

Fuiste un padre disciplinador, sabia reprender a los niños con rigor y amor a la vez. Entre palabras dejaba todo claro si en algún momento alguna contrariedad había entre ellos. Tenías el carisma de retener las lágrimas que tu pequeña derramaba cuando llegaba la hora de que él se  fuera a trabajar, lo lograbas entre miradas amorosas y mimos.

Participando en los juegos del baby shower

Más que ser un Padre, Juan Ángel era un niño más cuando estaba con sus hijos, disfrutaba los paseos en bicicleta, jugar al Café con su niña, lanzarse al piso con un cuento y leerles hasta que los niños se durmieran,  hablar y entender el idioma de su pequeña de 17 meses, correr por toda la casa para no ser atrapado por su niño experimentado  en usar las nerf llenas de agua y jugar a la pelota en la calle con los niños y el perro.

Celebrando el 1er cumpleaños de su hija

Juan Ángel fue un padre orgulloso de los logros de sus hijos a pesar de sus cortas edades, les hacía saber que para él eran unos pequeños gigantes en lo que hacían.  Era un padre orgulloso de tener  a su niño cursando su séptimo grado, siempre con buenas notas y aprendiendo Alemán, admiraba la agilidad de su niño con la raqueta para jugar tenis.

Solo pudo celebrarle un año de vida a su hija

Por 17 meses le hizo sentir a la niña que le enorgullecía cada minúsculo logro que como bebe escalaba, pero que para nosotros, para él, era lo máximo, enseñarle a decir papa, a gatear, a caminar, a correr, andar en moto, a darle de comer al perrito, a ser valiente y a disfrutar apasionadamente el contacto con los animales.