Jorge Galindo: de reportero gráfico a portavoz de la ATIC

El hondureño concedió una entrevista donde cuenta su experiencia profesional.

139

TEGUCIGALPA, Honduras. – Jorge Galindo, el portavoz de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) nos cuenta en exclusiva su trayectoria en los medios de comunicación.

El destacado portavoz es originario de Tegucigalpa, quien nació el 21 de marzo de 1984 y vivió una niñez tranquila, pero divertida. Su madre de la zona sur del país y su padre originario de la zona Atlántica.

Galindo es el menor y creció junto con sus hermanos y familiares en una colonia de Comayagüela. De joven fue muy tranquilo, pero por situaciones difíciles de la juventud tuvo que ser “castigado” y enviado a trabajar.

Y es así como llega a Abriendo Brecha, donde fungió como reportero gráfico durante unos 10 años, y actualmente gracias a su buen desempeño profesional logró ganarse la plaza de portavoz de una importante institución del país.

Galindo, como es conocido por sus compañeros periodistas, es catalogado como uno de los buenos camarógrafos o reporteros gráficos de su tiempo.

A sus 33 años, el vocero de la ATIC pasó de ser camarógrafo de más de una década a reportero de prensa escrita. Tiempo después la vida le abrió las puertas de su actual lugar de trabajo, el Ministerio Público.

Galindo también nos platicó acerca de su heredero, su hijo único hasta el momento, sus aspiraciones y sus pasatiempos.

Entre sus actividades está el altruismo, ya que ayudan a niños por medio de un grupo llamado Boret. El grupo es de aficionados al equipo deportivo Real España.

Es así como Galindo se destaca entre sus colegas, por su buen corazón y su humildad, pese a sus grandes logros.

A continuación la entrevista exclusiva:

¿Cómo fue su niñez?

Como la mayoría de niños en Honduras y sobretodo en los años 80 y 90 que era un país más seguro que en la actualidad. Fue divertida y con cierta dificultades debido a los recursos familiares que no eran tan acomodados. Pero hubo apoyo para la preparación académica para que tuviéramos una preparación universitaria.

¿Era un niño terrible, hacía muchas travesuras?

No, era un niño bastante calmado… ¡todavía lo soy! (entre risas). Creo que sí hubo algunos episodios en los cuales uno de niño tiene ciertas actitudes que no son adecuadas y debido a la inmadurez comete. Por ejemplo, jugar pelota en las afueras de la casa e incomodar a los vecinos porque tirábamos algún pelotazo en los portones o techos de las casas.

En general una niñez tranquila, casi nunca me castigaron mis papás. Que recuerde, solo como dos o tres veces.

Una vez porque falsifiqué una firma de mi papá en la escuela, enviaron una nota y por el temor a los padres, porque no había hecho una tarea.

¿Y en la adolescencia siguió siendo tranquilo?

Como siempre pasa en la secundaria es otro nivel con otro tipo de compañeros, de influencias incluso.

Sí, cierto tiempo estuve rebelde y tuve que dejar los estudios secundarios al rededor de dos años. Porque estaba descarriado y descuidando mis estudios tuve que repetir un año. Ese año estuve en el Instituto Técnico Honduras hice el ciclo común ahí y la especialización me matricule en electrónica. Ahí fue cuando no pude continuar, vinieron los problemas y me quedé un año.

Fue cuando mis papás deciden que yo voy a sostenerme por mí solo. O sea, buscar un empleo para terminar la secundaria, porque ya estaba un poco rebelde, a causa de la inmadurez de la adolescencia.

¿Cuanto tiempo pasó para que regresara a estudiar o solo trabajaba?

Después que repetí un año en el Técnico Honduras, ya en la especialización de electrónica, fue cunando conseguí un trabajo temporal, un par de meses. Antes hacían en el Nacional de Ingenieros Coliseum unos torneos de baloncesto y una vecina nos llevó para controlar las entradas.

Así fue mi primer trabajo, oficial y aunque era temporal y no eran toda la semana, eran ciertos días; tres o cuatro días en la semana. Eso fue como en el 2001-2002.

Llega a los medios de comunicación

Y ya en el 2003, mi papá que también es periodista allegado los medios de comunicación y desde luego conocido en el ámbito periodístico, decide hablar con el periodista Rodrigo Wong Arévalo que me dé una oportunidad en el noticiero Abriendo Brecha, en este caso como aprendiz o ayudante de camarógrafo.