Hondureño le robó el corazón a la Dra. Polo de “Caso cerrado”

1265
Javier Castro
Javier Castro ha sobresalido a puro esfuerzo en EE.UU.

Tegucigalpa. Javier Castro es un hondureño que se fue buscando el “Sueño Americano” a los Estados Unidos desde que era un joven adolescente, y con sus determinaciones y la visión puesta en sus metas y anhelos, ha logrado sobresalir y poner en alto el nombre de Honduras en la nación del norte.

Desde las calles de tierra de la colonia Travesía en Tegucigalpa, hasta los programas de televisión de cadenas internacionales como Telemundo, Javier Castro es un ejemplo a seguir para miles de hondureños que piensan que no llegarán donde se lo han propuesto.

Hasta el privilegio de conocer a personajes como la famosa abogada Ana María Polo, del programa de televisión “Caso Cerrado”, Javier Castro ha tenido la oportunidad de ser un hondureño que representa a su país en lo más alto.

Entablando hasta una amistad con la famosa abogada Polo, Javier ha logrado alcanzar muchos de sus sueños en la vida.

Pero con el deseo de regresar al país que lo vio nacer, este hondureño no se ha acomodado en la poderosa nación del norte. Su anhelo es volver a la tierra de sus “amores”, y formar una familia con una hondureña.

Esto y más, nos compartió Javier Castro en una entrevista exclusiva desde los Estados Unidos. Una historia que inspira a cualquiera, y nos motiva a buscar nuestros sueños, aún y cuando se vean imposibles para lograrlos.

¿De dónde es originario Javier Castro?

Soy originario de Tegucigalpa, capital de Honduras.

¿Quiénes son sus padres?

Fui criado por mis abuelos maternos, a quienes toda la vida he visto como mis padres. Don Isidro Armando Castro y doña Aura Emelina Almendarez.

¿Cómo fue su infancia?

Una infancia muy tranquila, ya que crecí en un hogar cristiano, donde había mucho cariño, mucho amor, y muchos valores. Siempre rodeado del cariño de mis padres y de mis primas, que fueron como mis hermanas.

Crecí en el barrio la Travesía de Tegucigalpa, un barrio muy humilde pero lleno de gente muy trabajadora, y dónde viví las mejores experiencias de mi niñez y juventud, además de mis primeros amores.

Yo soy de la generación de jugar trompo, de jugar libre y capeador. Cuando los autobúses eran pequeños y la gente se subía hasta en el techo.

Gerardo Tattoo Studio, 6 años plasmado el arte del tatuaje en capitalinos

Crecí con muchas limitaciones económicas, pero viendo el buen ejemplo de mis padres, un sastre, y mi madre trabajando duro, haciendo sus deliciosos dulces de leche, para ir a vender a las pulperías del centro de Tegucigalpa.

¿Qué estudió y a dónde?

Estudié en escuela evangélica, Francisco Pensotti, de Tegucigalpa, gracias a una beca y el esfuerzo de mis padres.

Luego entré a estudiar a la Universidad Autónoma de Honduras (UNAH), donde saqué Derecho, con orientación de Derecho Mercantil.

¿Por qué se fue de Honduras?

Pues en Honduras se me hacía muy difícil encontrar oportunidades, me cansé de andar tocando la puerta de muchos canales de televisión, donde no había oportunidad para mí, no tenía muchos contactos.

En algún punto de mi vida decidí comenzar a trabajar en política, buscar oportunidades para lograr algún cambio positivo, pero entre más me involucré en la política, era más difícil en el área moral poder tomar la decisión de hacer lo correcto cuando se está rodeado de  personas que buscan todo lo contrario.

Pero el punto culminante fue cuando comencé a ver la cantidad de narcotraficantes que estaban involucrados en la política. Me di cuenta de que ese no era el lugar donde yo quería desarrollar mi vida profesional.

Nunca olvidaré el día que me tocó visitar departamento de Copán, ya que para entrar a un pueblo, tuve que ser escoltado por cerca de 10 hombres armados, con ametralladoras y pistolas. De lo contrario no había opción de entrar.

Fue entonces cuando supe que debía buscar otras oportunidades para darle tranquilidad a mi familia, y que no vivieran preocupados por mi trabajo en la política.

Javier Castro
Javier Castroa ha compartido a lo largo de su carrera con figuras de la talla de Eugenio Derbez.

¿Cuál fue su primer trabajo en EE.UU, cómo le fue, y cuánto le pagaban ahí?

Pues para mí no fue fácil llegar a Estados Unidos, fue muy difícil mi primer trabajo.