TEGUCIGALPA, Honduras. – Sin duda alguna, ella es una de las más destacadas y bellas periodistas de Honduras en los últimos años. Su hermosura física enamora a primera vista, pero su belleza interior es la que la hace relucir.

Sí, hablamos de Jaqueline Redondo, la carismática presentadora televisiva de noticias en el país.

Redondo es originaria de Tegucigalpa, Francisco Morazán. Tiene doble nacionalidad, hondureña y española por sus abuelos.

La simpática comunicadora social decidió compartir con Diario Tiempo Digital muchas de sus anécdotas y parte de su vida personal y laboral.

¿Cuánto lleva en los medios de comunicación? ¿Está soltera? ¿Qué le gusta? ¿Cómo debe de ser el hombre perfecto para Jaqueline?

Lea también: Ileana Bográn: la bella hondureña dedicada a ayudar a los más necesitados

A continuación, les presentamos la entrevista con la periodista Jaqueline Redondo:

¿Quién es Jaqueline Redondo?

 R// Me considero una mujer muy tranquila, normal, un poco reservada y me cuesta mucho relacionarme con la gente.

Eso sí, cuando le agarro confianza a alguien me puedo pasar el tiempo hablando horas y horas. Se nota cuando una persona me cae bien y cuando no.

¿Cómo fue su infancia?

R// Fue muy bonita, al lado de mis dos padres y mis hermanas. A pesar que mis papás se separaron cuando yo estaba muy pequeña, siempre tuve contacto con él.

Mi mamá para mí es lo máximo, es la persona que nos ha sacado adelante a pesar de las circunstancias. Nos ha demostrado que cuando se tiene en la vida ganas de salir adelante se puede lograr.

 ¿Cuáles son sus pasatiempos favoritos?

Uno de sus pasatiempos favoritos es la leer.

R// Tengo muchos, pero lo que más me gusta hacer en mis tiempos libres es estar en familia. También adoro estar en mi casa, ir a la iglesia a darle gracias a Dios.

De igual manera, salir a conversar con mis amigas y amigos. Sin duda alguna, otra cosa que me gusta hacer en mis tiempos libres es descansar y claro, dormir (se ríe).

Le cuento que uno de mis pasatiempos favoritos también es leer en una cafetería y tomarme una granita, que es parte de mis adicciones.

Me gusta mucho ver noticias y no solo porque estoy en el medio noticioso, sino porque me apasiona hacerlo. Me gusta estar comparando los noticieros internacionales y hacer un parangón con lo que sucede en el país.

¿Hablemos acerca de su carrera y pasión por el periodismo?

R// Soy licenciada en Periodismo, de la Universidad Metropolitana de Honduras (UMH). Además, estudié la carrera de Mercadotecnia de Negocios Internacionales en la Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC).

Todo lo que se hacer lo aprendí en la calle reporteando, observando lo que la gente hacía y necesita. Soy de las que cree que no se puede hacer solo televisión desde un escritorio, y ahí es cuando siento esa pasión por el periodismo al darme cuenta cuáles son las necesidades de la población.

¿Hace cuánto dio sus pininos en la televisión hondureña?

R// Comencé años atrás, presentando videos musicales en Canal 54. Ahí empecé a tener ese contacto con la gente.

Pero a mí siempre me gustaron las noticias, lamentablemente desde un inicio no se me abrieron las puertas para presentar lo informativo.

De la noche a la mañana, gracias a Dios, se me empezaron a dar las oportunidades. Llego a Canal 11, específicamente a Once Noticias.

Gracias a la oportunidad brindada en la Corporación R-Media pude salir y estar en el noticiero Hoy Mismo de Televicentro.

Fue ahí donde empiezo a sacar lo mejor de Jaqueline y a acercarme a la gente en las calles. Con ese tipo de trabajo fue donde conocí lo que es realidad era el periodismo.

Luego paso a Abriendo Brecha, donde Dios me dio una oportunidad de volverme acercar a Él. Estuve un año fuera de los medios de comunicación, y luego regresé a las pantallas ahora en Go.Tv.

¿Qué tal su experiencia en Go.Tv?

Hace un par de meses que Jaqueline está trabajando para Grupo OPSA.

R// La considero como una bendición, porque estuve fuera de los medios de comunicación por un tiempo. Cuando me reuní con mi actual jefe, salí contenta y supe que Go.TV era la oportunidad que tanto le pedía a Dios.