TEGUCIGALPA, Honduras. – En Honduras durante los últimos años ha crecido pujantemente la cría de perros de diferentes razas. En el país hay un amante de cierta raza de perros y charlamos con él.

En ese sentido, Diario Tiempo Digital dialogó con uno de los pioneros de la raza de perros american bully en nuestro país. Hablamos de Jacobo Alejandro Mendoza.

“Jaco” o el “Viuso”, como le conocen sus amigos y conocidos, es un hondureño amante de los perros, en especial de los pitbull. No obstante, con el tiempo se fue dando cuenta que la raza que le robaría su corazón sería la american Bully.

Cabe mencionar que la raza de cachorros antes mencionada es una combinación de pitbull con otros linajes. Pero no por eso deja de perder el prototipo de un verdadero pitbull.

Lea también: El “Juan Gabriel hondureño”: doce años de imitación

“Jaco”, desde pequeño tuvo un sueño, y ese fue montar un criadero de perros. Con el tiempo y sobre todo con mucha perseverancia pudo realizar uno de sus mayores anhelos.

MaxBullyFamily Honduras C.A., es el criadero de perros de la raza american bully más grande del país; y sí, el dueño y maestro criador es el “Viuso”.

Jacobo, un hondureño con muchas aventuras y anécdotas, creció en una de las colonias más populares de la capital. El Hato de Enmedio lo vio crecer y pasear con su primeros pitbull.

El “Viuso”, como lo conocen la mayoría de sus amigos, logró cumplir uno de sus sueños y decidió compartir si historia con el equipo periodístico de Diario Tiempo Digital.

Entrevista con “Jaco”, uno de los pioneros de la raza american bully en Honduras

“Jaco” desde pequeño sentía la pasión por los perros.

¿Cómo comenzó su amor por los perros?

Todo comenzó con esta pasión cuando era pequeño, siempre me gustaron los perros. Pero me empecé a meter al mundo de los perros a inicios de los años 90.

Recuerdo que los primeros perros que tuve fueron una perra de la raza pastor alemán. Después vendí los cachorros, y me compré un rottweiler. Es así que comencé a criar perros.

Ya en el año 1995 vine a conocer la raza american pitbull terrier, que era cuando estaba en apogeo como se le conoce comúnmente el “pitbull”.

Luego, me hice de mis primeros pitbull, lastimosamente entró en vigencia la ley que prohibía tener perros de esa raza. Es así como tuve que deshacerme de los perros y me dolió bastante tomar esa decisión pero no me quedó otra opción.

Me afectó más porque se trataba de mi primer perro, el famoso Apache, un perro que siempre recibió amor. Nunca lo utilizamos para peleas, ya que en esos tiempos estaban de moda.

A nosotros no nos gustaba eso –las peleas entre perros– porque siempre nos enfocamos en la belleza de esta raza. Son perros muy nobles, según la crianza que le des y así ellos se van a desenvolver.

Siempre estuve en contra de las peleas de perros, no te voy a decir que nunca presencié alguna, porque sí lo hice. Pero nunca fue lo mío, lo que siempre quise hacer fue criar y hasta el momento he cumplido mi sueño.

Una pausa antes de empezar a cumplir su sueño

Contó a Diario Tiempo Digital lo difícil que ha sido el camino para llegar hasta donde hoy está.

Luego de la muerte de su perro favorito, “Jaco” enfrentaba una serie de problemas económicos. Es así que decide hacer una pausa en tratar de conseguir uno de sus más anhelados sueños, dedicarse a la cría de perros de raza.

De esta manera, tomó la decisión de emigrar por un par años a los Estados Unidos (EEUU). Comentó que estando en el país de las barras y las estrellas conoció la raza de perros american bully.

Recordó que al inicio le fue difícil, ya que en el apartamento donde vivía no le permitían tener mascotas. “Estando en Nueva York conocí el primer american bully, y me enamoré de ellos”, expresó.

Detalló cómo fue que se hizo del primer perro en los EEUU y la primera vez que miró a un ejemplar de esa raza.

“Un día, un compañero de trabajo de origen mexicano sabía que a mí me gustaban los pitbull. Entonces me mostró una foto del perro que él tenía y me dijo que se trataba de esa raza”, mencionó Jacobo.