No hace ni 10 días que el huracán Harvey sembraba el pánico en el estado de Texas (EE.UU.) cuando otro, de mayor tamaño que el primero, saca la nariz por el Caribe. Se trata de Irma, un huracán de categoría catalogado como “extremadamente peligroso” por el Centra Nacional de Huracanes norteamericano (CNH), con sede en Miami, del que se espera que hoy afecte a Haití y la República Dominicana. Ayer tocaba tierra, entre otro lugares, en Antigua y Barbuda, uno de los 13 países que forman las Islas del mar Caribe.

Las cifras que se asocian a Irma dan una idea más que clara de la magnitud del fenómeno: 700 km de diámetro (sólo el ojo ya mide 50 km); vientos sostenidos de 295 km/h, según datos de la NOAA (la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de los EE.UU.), con rachas de hasta 350; olas de 12 metros asociadas; 500 l/m2 de precipitación. No en vano, ya ha sido considerado como el mayor huracán jamás registrado en el Atlántico.

“Podría provocar una gran destrucción.”, vaticina Mónica Usart, meteoróloga de RAC1 8tv. “Para que nos hagamos una idea, el Katrina, uno de los huracanes más devastadores de los últimos tiempos, llegó a una velocidad de 280 km/h de vientos sostenidos”, agrega esta física, quien añade que “nunca había visto un fenómeno de esta magnitud”.

Las cifras que se asocian a Irma dan una idea más que clara de la magnitud del fenómeno: 700 km de diámetro (sólo el ojo ya mide 50 km)

De momento, el rastro que ya ha dejado tras de sí por allí donde ha pasado es demoledor: al menos 11 muertos. En Antigua y Barbuda el 95% de las estructuras están afectadas, según asegura su primer ministro. En Puerto Rico, país que no ha sido golpeado de lleno por Irma, hay 900.000 personas sin energía eléctrica y 2.800 se han tenido que refugiar en albergues. En Miami arranca hoy jueves la evacuación de unos 100.000 vecinos de la primera línea costera.

El tamaño de Irma es tan desmesurado y de proporciones tan gigantescas que el ojo del huracán es mayor que muchas de las islas que ya ha sobrevolado. “Hubo momentos en que en estos parajes pasaron ayer de golpe de un pico de 295 km/h de viento a cero, porque en el ojo del huracán no sopla viento, para pasar de nuevo a estos tremendos 295 km/h”, relata Usart.

Las cifras que se asocian a Irma dan una idea más que clara de la magnitud del fenómeno: 700 km de diámetro (sólo el ojo ya mide 50 km)

Entre hoy y mañana, Irma pondrá rumbo a Cuba, y entre el viernes y el sábado llegará a este país, donde se espera que aterrice como huracán de categoría 4. Efectivamente, habrá bajado de magnitud, pero, aunque lo pueda parecer, este dato no es demasiado alentador. Sólo hay que recordar que el Harvey tenía esta categoría y acabó dejando al menos 60 muertos y 200.000 millones de dólares en daños materiales hace algo más de una semana en los EE.UU. Irma se plantaría en Florida, también con una categoría 4, entre el domingo y el lunes, de ahí la evacuación que se ha iniciado hoy en Miami.

“El problema es que, a pesar de pasar por encima de islas, el Irma va siguiendo un trayecto oceánico y eso hace que se retroalimente”, apunta la meteoróloga de RAC1 8tv. Precisamente ese fue uno de los problemas de Harvey, que “al quedarse estancado en el Golfo de México se fue retroalimentado”.

ENORME MAGNITUD

Aunque pueda parecer extraño, no es raro que en tan poco espacio de tiempo se generen huracanes de grandes magnitudes como el Harvey y el Irma. Es más, siguiendo la estela de Irma, ya se ha formado la tormenta tropical Jose. Las previsión es que siga el mismo recorrido del primero y que antes de llegar a las Islas del mar Caribe, algo que sucederá el fin de semana, se convierta en huracán y alcance categoría 2.

Huracán Irma
El huracán Irma dejó total devastación en su paso por la isla Barbuda.

“Podría ser, aunque todavía es pronto, que a partir de ahí fuera ganando en magnitud”, vaticina Usart, quien añade que estos fenómenos extremos pueden llegar a convertirse en algo recurrente por “el cambio climático y el consecuente ascenso de la temperatura del agua del mar”.