Iris Miranda, la hondureña que volvió de la muerte

1566
Iris Miranda
Iris Miranda, una hondureña nacida en la ciudad de San Pedro Sula, su vida dio un giro inesperado cuando entró al umbral de la muerte.

HONDURAS.-Iris Miranda, una hondureña nacida en la ciudad de San Pedro Sula, en 1975, su vida dio un giro inesperado cuando entró al umbral de la muerte.

Iris siempre fue alguien introvertida, de cinco hermanos era la única mujer.

Una estudiante aplicada y estudiosa desde la escuela, colegio y su recién obtención de su título universitario.

Una mujer con un corazón repleto de bondad, ya que también hace 25 años se dedica a hacer obras de caridad. Entre ellas, celebrar navidad a niños de escasos recursos, y proveer de alimentos por cuenta propia.

Ella vivió una experiencia inexplicable para muchos, para otros un acto de fe: fue declarada muerta clínicamente, luego de una intervención.

Tuvo un viaje por un lugar maravilloso, según nos cuenta, el encuentro con familiares fallecidos entre ellos sus padres,  y algo espeluznante que no abandona su memoria.

De su experiencia, escribió un libro de nombre “Un nuevo despertar”, el cual relata con detalle cómo fue su regreso de la muerte, tópicos sobre su vida personal y el entrelace con todo el suceso.

Conozca un poco más sobre Iris Miranda, su experiencia más allá de la muerte y su vuelta a la vida, en entrevista exclusiva para TIEMPO DIGITAL.

¿En qué escuela estudió?

Esteban Mendoza, colonia Modelo.

¿Cuéntenos sus anécdotas y recuerdos más bonitos de su infancia?

Desde los 9 años comencé a tener problemas de salud , eran 5 hermanos y uno murió, recuerdo a una amiga como hermana, a Beybi Milla, siempre me defendía, yo era tímida, ella participaba en todo, era más aventada ella, una infancia no muy buena, pero hay cosas buenas.

¿En qué colegio estudió?

Ciclo Carmen Castro, Perito en computación INTAE.

¿Qué anécdotas recuerda sobre su vida colegial y de adolescente?

Aplicada, estudiosa, muy buenas notas, pero me aplacé en Cívica, en primer curso, por la  transición Escuela-Colegio (Sonríe).

¿Qué es lo más difícil que le tocó vivir durante esos años?

Yo siempre fui alejada, introvertida, nunca me di ala broma, no me gustaba poner apodos a nadie ni la “Changoneta”. Saqué el carácter de mi papá, así seria y correcta y lo que no me gustaba lo decía. Esas cosas me alejaban de la gente.

También, el egoísmo y envidia de las personas, no sé por qué, pero ya pasó.

¿De qué carrera se graduó en el nivel universitario?

Licenciada en Pedagogía con orientación a la Administración y Planeamiento, de la UNAH, 6 abril 2017. Cum Laude, he sido emprendedora, Gracias a Dios, se lo dedico primero a Dios, Jesucristo, a mis esposos y mis hijos, tocaba dejar solo a mis hijos fines de semana para estudiar.

Muchas veces me iba de jalón, no llevaba dinero para almorzar y tocaba hacerme la loca en los recesos. Libros y guías prestadas.

 

¿Qué mensaje daría al hondureño en general para que no desista de sus estudios?

Que el ser humano todo lo puede, primero, si tiene su vista y fe en Dios. Segundo, nosotros los seres humanos somos capaces de conseguir muchos logros. Porque todo está en la actitud  de no estancarnos. El tener no nos hace mejores, si no el impulso de seguir adelante, pero no para vanagloriarnos ni pisotear a nadie, sino para adorar a Dios.

¿Hace cuánto fue el suceso de su operación y los paros cardíacos, cuéntenos más sobre eso, de qué la operaron y qué provocó los paros y el derrame?

Noviembre del 2015 entré al quirófano, a someterme a mi séptima cirugía, una cirugía menor , el doctor estaba suturando al primera herida cuando entré al primer paro cardíaco, vino el médico y dio una descarga, enseguida vino el segundo paro y el doctor dio otra descarga más fuerte, y al otro minuto otro paro cardíaco mezclado con un paro respiratorio.

¿Durante su muerte clínica, qué recuerda? Visitó algún lugar, escuchó o logró ver cosas distintas a lo normal?

Era un lugar bonito, un campo verde, una loma maravillosa, era un lugar donde no habían arboles ni montañas, no tenía fin. Ahí solo me encontraba con mi bata, andaba descalza y comencé  caminar mucho, ahí me encontré con mi mamá, mi papá y mi hermano, los tres ya están muertos.

Cuando yo llego, quiero abrazar a mi mamá, peor ella se opone a que la toque y me preguntó “¿Qué haces aquí?” y yo le respondí que me mandaron, a lo cual contestó, “¿Te mandaron? Y ¿Tus hijos?”.