La leyenda urbana sobre Oliver Atom  que destrozara tu infancia. Si eres de los que crecieron disfrutando de los interminables partidos de Supercampeones: Oliver y Benji’, este artículo puede provocarte un enorme vacío en el estómago.

Supercampeones ofrecían cada tarde de nuestra infancia: disparos tan potentes que rompían la red de la portería, chilenas a alturas de vértigo, tiros combinados, y todo tipo de acrobacias que sólo podían proceder de la imaginación de un país, Japón. En el que por aquel entonces el fútbol era algo tan exótico que se podía fantasear hasta el extremo con él.

Quizás no todo el mundo sabe que a día de hoy, más de dos décadas después de que viésemos por primera vez a Oliver, Mark Lenders, Tom Baker, Benjamin Price y compañía en acción en Honduras. Takahashi sigue editando en Japón nuevos volúmenes de un manga que, en su versión anime, ha dado origen a tres etapas distintas, que suman un total de 226 episodios.

Se ha producido una estremecedora y muy cruda leyenda urbana y ha llego a ser fenómeno de masas conmuchas visitas en la rad hace algunos años. Esto de be a una falsa teoría sobre el desenlace de la serie que borraría, de un plumazo, los sueños de todos aquellos que aprendimos a amar el fútbol de la mano de Oliver.

¿Oliver Atom no llega a ser futbolista?

Una lesión de tibia y peroné seria la causante de que el tan amado “Oliver” no llegara a convertirse en jugador profesional, como un dia lo sonó. Para tranquilizarlos te contamos que es una historia absolutamente falsa. Esto es todo culpa de algún bloguero desalmado.

Por extraño que pueda parecer, esta imagen, de calidad pésima, con una más que dudosa semejanza con los personajes reales de la serie, es el origen de una de las leyendas urbanas más fatales que rodean en Internet. Esa que afirma que Oliver Atom jamás llegó a ser futbolista, y vivió toda su infancia postrado en una cama y con las piernas amputadas.

De por sí, la historia ya era lo bastante retorcida y malévola para generar impacto. Sólo hacía falta que alguien con cierto dominio del Final, con unas imágenes por aquí y otras por allá. Un montaje solvente que sustituyese en el imaginario popular el inexistente último capítulo de ‘Supercampeones: Oliver y Benji’. Lo que no esperábamos es que los vídeos resultantes (porque si buscamos en Youtube, encontraremos muchos de ellos).Siendo de una calidad tan mediocre, más falsos que la puntería de los soldados imperiales de ‘Star Wars’. Pero en la Red, para que algo se haga viral no es necesario que parezca cierto, sino que sea lo suficientemente morboso.

Maybelline Lanza