Honduras: Vendedores de periódico subsisten con menos de L 200 al día

120
En Tegucigalpa en muchas esquinas se puede encontrar un puesto de estos sitios de información.

TEGUCIGALPA. Uno de los trabajos más antiguos del mundo es el de vendedor de periódicos callejero, conocidos también como canillitas; que después de más de un siglo de la invención del periódico sigue en vigencia.

En muchas esquinas de Tegucigalpa, se puede encontrar un puesto de estos sitios de información. Bessy Maldonado, una madre soltera que ha sacado adelante a seis hijos ganando 160 lempiras al día; vendiendo periódicos, se levanta a las 4:00 am de lunes a sábado para recoger el producto que le da para vivir.

El lugar donde trabaja Bessy es en la esquina de la alcaldía municipal ubicada en la 21 de octubre.

canillitas
En la esquina de la Alcaldía Municipal de la colonia 21 de Octubre Bessy y don Denis están de lunes a sábado

El material informativo lo ubican sobre una piedra de forma cuadrangular, ahí también es el lugar donde Bessy descansa, cuando está cansada.

En cuanto a las ventas, “hay días buenos y días malos, martes y miércoles son los días más difíciles para vender los diarios” informó la madre de 38 años.

Por medio de su hermana de Bessy comenzó en el negocio de vender los diarios a los 22 años. “Cuando yo empecé a trabajar ganaba 50 centavos” expresó la madre soltera.

“Al  principio me daba pena, pero ya después le fui agarrando el hilo” dijo Bessy con una sonrisa en su rostro. Además, dijo que su hermana todavía sigue vendiendo, “mi hermana vende en la Kenndy y yo vendo aquí en la 21 de octubre”. Mientras platicábamos, las personas pasaban saludando muy alegres a la vendedora de diarios.

canillitas
Los clientes de Bessy encargan sus periódicos por adelantado.

Una de las ventajas que tiene este honorable trabajo es que uno se hace de muchos amigos. Cuando le pregunté a Bessy si tenía muchos amigos ella contestó; “uff sí uno se hace de miles de amigos vendiendo diarios”.

Por otro lado, dio a conocer que uno de los factores que están afectando las ventas de la prensa impresa, es la eliminación de los semáforos. Ya que cuando los semáforos están en rojo, los vendedores de diarios aprovechan para ofrecer su producto.

canillitas
Don Denis y Bessy trabajan juntos y se turnan para movilizarse a vender sus periódicos

Al par del lugar donde Bessy labora, estaba un señor de edad avanzada quien también se dedica a la venta de diarios. Don Dennis no quiso hablar pues dijo que si hablaba, podría tener problemas con los proveedores. Pregunté a Bessy, si pensaba seguir trabajando toda su vida en este negocio, muy segura de la respuesta dijo, Sí.

Canillitas: Oportunidad de empleo para los adultos mayores

Recorriendo el centro de la capital en el barrio la Ronda, se encuentra el puesto de doña Ana Gurcia de 66 años y su esposo don Julio Amaya de 72 años.

Este matrimonio lleva vendiendo siete años vendiendo periódicos, con este trabajo han sacado adelante a sus tres hijos.

Ellos están vendiendo al día unos 82 o 90 periódicos diarios, los que hacen unos 120 lempiras al día.

canillitas
El matrimonio de sexagenarios lleva siete años vendiendo periódicos en este puesto

Lo digital no afecta mucho

Con la llegada de la era digital, parece que los diarios impresos desparecerían, sin embargo doña Ana dijo que esto no afecta tanto las ventas.

Según la sexagenaria esto es así puesto que no todos tiene acceso al internet. Por otro lado  que sí afecta las ventas según el matrimonio canillita son los impulsadores que los mismos diarios mandan.

Los impulsadores son los que andan en motocicleta dejando periódico, o se ponen en un lugar específico a vender. “A veces se ponen a vender arriba de donde nosotros estamos” esto es lo que les afecta en las ventas, dijo doña Ana.

El desempleo nos impulsó a ser canillitas

Doña Ana explicó que con tres bocas que alimentar y sin un empleo ellos buscaron una oportunidad para poder trabajar.

Desesperados por un ingreso monetario, solicitaron empleo en otro puesto de venta de periódico. “Yo les dije ¿no tienen una oportunidad de empleo, para que nosotros vendamos diarios?”. El propietario del puesto dijo que tenía un puesto en abandono. El lugar en donde ellos están laborando.