Honduras: Crece la trata y tráfico de personas

2551
Una de las mayores manifestaciones de la trata de personas en Honduras es la explotación sexual comercial de niñas y niños.

TEGUCIGALPA.-Una de las mayores manifestaciones de la trata de personas en Honduras es la explotación sexual comercial de niñas y niños.  A inicios de la década pasada Casa Alianza hablaba de más de 10,000 niñas y niños víctimas que estaban atrapadas en redes de proxenetas u otros rufianes dedicados al turismo sexual y a la producción de pornografía infantil.

En Honduras en el 2012, se aprobó la Ley Contra la Trata de Personas, que sanciona el delito con una pena de hasta 22.5 años de reclusión, más la inhabilitación absoluta por el doble del tiempo que dure la reclusión y multa de 150 a 200 salarios mínimos, (300 dólares es el salario mínimo en Honduras).

Honduras: Crece la trata de personas para la explotación sexual.
Honduras: Crece la trata de personas para la explotación sexual.

No obstante, la situación de vulnerabilidad en la que viven muchos compatriotas los hace presa fácil de delincuentes inescrupulosos y de redes de crimen organizado, por lo que es necesario fortalecer las acciones encaminadas a la prevención, atención integral a las víctimas, persecución y sanción del delito con todo el peso de la ley.

Asimismo, en 2011, la entonces cónsul de Honduras en Chiapas, Patricia Villamil, fue destituida tras revelar ”el infierno” que viven hombres, mujeres, niños y niñas en este lugar y la presunta complicidad de las autoridades.

Tapachula, México y Tecún Uman son las ciudades que presentan mayor registro migratorio irregular y mayores riesgos en el  tema de trata y tráfico de menores, según Casa Alianza.

En Honduras, no hay centros donde albergar a las menores que son rescatadas. El Estado no logra identificar, remitir y asistir a las víctimas de la trata, los esfuerzos en este campo son insuficientes, tal como lo señala el informe del Departamento de Estado.

Honduras y su operación Coyote

El Ministerio Público, a través de la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (FESCCO) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), dirigió y ejecutó el pasado jueves la Operación “Coyote” con la que se ha desarticulado una organización criminal internacional dedicada al tráfico ilegal de personas desde Honduras hacia los Estados Unidos, que es liderada supuestamente por Germán Rosendo Romero Rodríguez, alias “Chendo”, familiares de éste y socios en otros países de la región.

Noticia vinculada: Detención judicial contra capturados en “Operación Coyote”

La banda de trata de personas cobraba a cada ciudadano de 5 a 11 mil dólares para llevarlos ilegalmente a Estados Unidos. Según las autoridades los capturados llevaban a 82 migrantes que se distribuyen de la siguiente forma: 32 hombres, 23 mujeres, 14 niños y 13 niñas. En el grupo se cuenta a un hombre y a tres niñas de El Salvador.

En Honduras el tráfico de personas hacia Estados Unidos es una práctica muy antigua y lucrativa, a tal grado que resulta fácil retratarla  al solo revisar  las cifras de los miles de hondureños que residen en aquella urbe y de los miles que intentan diariamente cruzar el Rio Bravo y así tocar el “sueño americano”.

Sin duda,  la operación “Coyote”  es una gota de agua en el mar del tráfico de personas.

La trata de personas consiste en facilitar, promover o ejecutar la captación, retención, transporte, traslado, entrega acogida o recepción de personas, dentro o fuera del territorio nacional, recurriendo a la amenaza, uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, fraude, al engaño, para someterlas a servidumbre, esclavitud o sus prácticas análogas, trabajos o servicios forzosos, mendicidad, embarazo forzado, matrimonio forzado o servil, tráfico ilícito de órganos, explotación sexual comercial, adopción irregular y el reclutamiento de personas menores de 18 años para su utilización en actividades criminales.