TEGUCIGALPA. –  La vida ha sido dura para el joven José Ceballos. Sus padres fallecieron y quedó totalmente solo y sin familia.

La extrema pobreza y una enfermedad congénita, no ha sido impedimento para poder sobrevivir.

Residente en la colonia Sagastume de Comayagüela, bajo una humilde morada de lámina y tablas, vive José.

El canal HCH dedicó un bonito reportaje al joven de esta casa.

José Ceballos padece de una enfermedad en la columna vertebral que le imposibilita poder desplazarse con facilidad.

El aparato que usa, ya no es el adecuado y le provoca intensos dolores en la espalda.

Los médicos le han advertido que solo con el implante de unas placas metálicas, lograría corregir de cierto modo su movilidad.

Sin embargo, los gastos médicos son muy elevados, y José no tienen la capacidad económica para costearlo.

Sobrevivencia

La única forma de sobrevivencia que conoce es la elaboración de Tortillas que vende allí mismo, en su humilde hogar.

Sin embargo José confió que diariamente vende 180 lempiras, de los cuales obtiene una ganancia de 40.

“Hacer tortillas es lo único que puedo hacer. Esto me enseñó mi mama. No me queda de otra. No voy a encontrar un verdadero empleo por mi condición medica. Vendiendo tortillas, con un poquito que venda, es para sobrevivir, pasando; porque no le queda nada. Son 180 lempiras que debo de comprar el maíz, pagar el molino, la cal, comprar leña y la ganancia que me queda son 40 lempiras”, dijo José.

José lamenta no poder tener un mejor empleo que le permita ahorrar para cubrir con su necesidad médica.

“Me han dicho que necesito un implante que me cuesta 20 mil lempiras. El aparato que traigo en el cuello, ya no me sirve y eso me manda mucho dolor a la columna. No me permite caminar bien”.

El joven se despidió esperando un alma caritativa que le pueda ayudar en esta situación. “No es sobrevivir. Es lo único que puedo hacer. Dependo de las tortillas para vivir”.

Para ayuda comunicarse directamente con José Cevallos al: 97422604