TEGUCIGALPA. Jóvenes capitalinos conforman un grupo de malabaristas que se ubican en los semáforos de la capital para ofrecer su “espectáculo” a las personas que se detienen unos segundos a la espera de poder avanzar.

Los jóvenes malabaristas cada día salen a la calle en busca del “pan de cada día”; demostrando su arte y su talento, esperando  que se les regale un ‘par de lempiras’ para poder subsistir.

Familias enteras dependen del arte de estos jóvenes, que con machetes, bolas con fuego y otros instrumentos que ellos usan para crear un “atractivo extra” en los espectadores de la calle, los muchachos se dedican a diario a esta labor, esperando recibir a cambio de la demostración de su talento, una pequeña remuneración.

En tal sentido, los malabaristas solo piden que se les deje trabajar honradamente; y que no se les violente este derecho, por que según ellos, lo que hacen está totalmente bajo su control.

Al respecto, Carlos Canales, uno de estos malabaristas de los semáforos de Tegucigalpa, dijo a Tiempo Digital que él tiene unos 2 años de practicar este arte.

Malabaristas: “Showball” y “Kennedy” deleitan al público debajo de los semáforos en Honduras

Y fue precisamente en la calle que aprendió a utilizar y maniobrar machetes, aros, y bolas.

“Mi hija y mi mujer embarazada dependen de mí”, dijo Canales.

Asimismo, dejó claro que él prefiere realizar sus malabares en la calle que andar cometiendo algún acto delictivo.

“Prefiero  hacer malabares que andar tocando lo ajeno”, expresó.

De igual forma, mencionó  que la Alcaldía de Tegucigalpa les prohíbe usar machetes y fuego mientras hacen malabares.

“La alcaldía nos prohíbe hacer malabares con machete y con fuego; pero que le vamos hacer, porque no queremos andar tocando lo ajeno”, mencionó.

 

malabaristas
En diferentes semáforos de la ciudad se pueden encontrar estos jóvenes

Talento hondureño

Los jóvenes malabaristas dieron a conocer que ellos también viajan a diferentes lugares en el interior del país; en donde ofrecen su “show” en los semáforos de otras ciudades, ya que en el en otras zonas del país no prohíben usar estos instrumentos.

“Somos como unos 30 malabaristas a nivel nacional” mencionó Carlos Canales.

“He sufrido solo heridas leves, cortaditas nada más”, expresó el malabarista.

Estos jóvenes talentosos, a diario recaudan de 150 a 200 lempiras en las calles de Tegucigalpa; ya que no son todas las personas las que les brindan la mano después del espectáculo.

Por otra parte, “El Trident”, es como el líder de este grupo de jóvenes, y dice que la mayor parte de las personas piensan que son delincuentes o vagabundos.

“Realmente lo que queremos es salir adelante, es tratar de sobrevivir” mencionó.

“Queremos mejorar de una u otra forma”, dijo. “Es preferible que haga un truco en la esquina de un semáforo, que estar esperando a alguien con un arma para quitarle sus pertenencias” aclaró el Trident.

“Queremos ayuda del gobierno y no represión”, expresó. “O tal vez  no queremos directamente una ayuda, si no que nos dejen trabajar tranquilamente, puntualizó el artista callejero.

malabaristas
Algunos de estos instrumentos utilizados por los malabaristas representan un peligro según la alcaldía

Ordenanza municipal

Por su parte, la Alcaldía Municipal ha extendido una ordenanza para decomisar los instrumentos que los jóvenes utilizan en las calles para hacer sus malabares; ya que según las autoridades, las vidas de los muchachos y de la ciudadanía, corre peligro con la utilización de estos artículos.

“Permanentemente mantenemos operativos para quitarles machetes, bolas de fuego y todo lo que pueda causar algún daño a la ciudadanía”, mencionó Marvin Cruz, juez de los juzgados de la Alcaldía.

“Los muchachos no hacen caso, por eso los operativos son permanentes” agregó.

También, mencionó que les dan seguimiento a estos jóvenes, en diferentes semáforos de la ciudad capital. Ya que ellos, siempre regresan aunque se les decomisen los instrumentos.

De igual forma, dijo que la ordenanza no es sacarlos de circulación a los jóvenes; sino más bien decomisarle los artefactos con los que se pueden causar incidentes lamentables.

“Las personas no son detenidas, solo se hace el decomiso de lo que ellos manipulan”, aclaró.

Sin duda alguna, los jóvenes malabaristas, te solo quieren -aparte de sobrevivir con este talento- también dar a conocer las cualidades que han obtenido en la calle; una buena iniciativa seria apoyarlos con proyectos inclusivos y sociales; para darlos a conocer y promoverlos a nivel nacional y hasta  internacional.