Hijo ¿Qué aprendiste hoy?

¿Nada? ¿Cómo puede ser que durante 8 horas mi querida hija no haya aprendido nada? ¿Qué paso con los profesores?

430
Maestría Educación Internacional, Framigham State University Cum Laude Licenciatura en Psicología, Universidad de Temple-Japón 2004 Cum Laude www.bambinosaim.org
Lic. Marisol Zerón
Maestría Educación Internacional, Framigham State University
Cum Laude
Licenciatura en Psicología, Universidad de Temple-Japón 2004
Cum Laude
www.bambinosaim.org

Después de un largo silencio o cuando por fin logran ver fuera de su pantalla smartphone nos aterroriza escuchar: “Nada”.

 ¿Nada? ¿Cómo puede ser que durante 8 horas mi querida hija no haya aprendido nada? ¿Qué paso con los profesores? ¿Será que mi hijo tiene algún problema? ¿Por qué no me habla?

Como padres nos podemos llegar a sentir frustrados cuando nuestros hijos nos responden de tal manera. Como pedagoga me siento aún más frustrada al escuchar como mis estudiantes responden así a sus padres al final de un día escolar. ¡NADA!, pero si trabajamos todo el día. Yo, el maestro, no aguanto los pies, mi café se heló y la verdad que no hemos parado.

Como madre y educadora, he encontrado que hay maneras de averiguar lo que realmente pasa en el día día de mi hija en la escuela.  Una especie de “magia” que me ayuda a discernir todo lo que mi querido hijo de 5 años hace en sus 4 horas de aprendizaje.

El Método

Esto es lo que hacemos: Cambiamos nuestra manera de preguntar. Formulamos preguntas que realmente hacen pensar a nuestros hijos. Le llamamos, habilidades de pensamiento superior o High Order Thinking-Bloom’s Taxonomy. Esto es algo que aprendí a uno de mis más queridos profesores, Larry Creedon, durante el curso de mi maestría con Framigham State University. Él siempre nos empujaba a pensar mas allá, a descubrir material y redescubrirlo constantemente.

Podemos empezar con algo simple como, ¿Qué comiste en la cafetería hoy? o ¿Qué tal te fue en el examen? e ir elaborando a preguntas más complejas de respuesta abierta:

  • ¿Cuál fue la parte mas difícil de tu día?
  • ¿Ayudaste a alguien hoy?
  • Cuéntame algo divertido que paso hoy
  • Dime por lo menos 4 veces que usaste tu cuaderno (lápiz, Tablet, libro, computadora) hoy.

Recordemos que para nuestros hijos es fácil decir NADA. Pero nuestras mejoradas preguntas no pueden echarse andar por si solas. Nosotros, los padres, debemos de enfocarnos en una comunicación abierta con la escuela, con sus maestros, asistentes, consejeros e incluso otros padres. Es aquí donde podemos llegar a expresar sin algún temor nuestras inquietudes e indagar mas a fondo sobre nuestro hijo y el ambiente escolar que escogimos para el.