El Real Madrid es el nuevo campeón de la Supercopa de Europa. Los de Zidane sometieron al Manchester United por 2-1.

Un triunfo que, en condiciones normales, debería ser reconocido por el próximo rival de los blancos con el tradicional pasillo. Sucede, sin embargo, que el próximo rival del Real Madrid es el FC Barcelona y el escenario, el Camp Nou. ¿Habrá ‘humillación’ culé en la previa de la ida de la Supercopa de España?

El morbo que genera la respuesta garantiza una buena dosis de polémica en la previa de un partido que siempre viene inyectado en pasión. Si el Barça decide cumplir con esta tradición no escrita, la imagen será histórica. Ver al Real Madrid saliendo por el túnel de vestuarios del Camp Nou flanqueado por los Messi; Suárez y compañía sería una estampa para el recuerdo.

Una estampa, por cierto, jamás vista en la historia de estos partidos. La pitada también apuntaría a ser histórica. A nadie se le escapa que el respetable blaugrana no acogería de buen grado que los suyos se ‘postrasen’ frente a los merengues. Por mucho ‘seny’ que denotase este gesto de galantería deportiva.

En caso de que el Barça decida no rendir tributo al Real Madrid (que es, parece, la opción más factible) las quejas y la polémica estará servida desde el lado madridista. Esto lo podrían entender como un agravio, una forma irrespetuosa de no reconocer los méritos de los de Zidane.

No sería la primera vez que el Madrid ‘sufre’ un gesto similar. En 2014, después de ganar la Supercopa de Europa por 2-0 ante el Sevilla. Los blancos saltaron al césped del Bernabéu sin que el Atlético de Madrid (su rival en la Supercopa de España) les rindiese pleitesía.

Pasillos anteriores

Hay que recordar que en 2008 el Barça sí que hizo pasillo al Real Madrid en el clásico liguero disputado en el Bernabéu. Una jornada antes, los de Schuster se habían proclamado campeones de Liga. Algunos jugadores del Barça, casos de Eto’o o Deco, forzaron lesiones o sanciones para no formar parte de esa imagen. En la misma sí aparecieron futbolistas como Xavi Hernández o Carles Puyol. El Real Madrid venció aquella noche por 4-1.