Catracho que sobresale en Asia invita a todos a creer en sus sueños

450

TEGUCIGALPA. Fernando Miguel Palma Suazo, es un joven hondureño de 24 años de edad, quien ha puesto en alto nuestro país con su desempeño académico y laboral en Taiwán.

El hondureño radicado en el país asiático invitó a los compatriotas a través de una entrevista en exclusiva a Diario Tiempo Digital, a creer en sus sueños, manera en la conseguirán cumplir sus metas.

“Gamusa” o “Gamu”, como le llaman sus amigos de infancia, nació en Tegucigalpa. Creció y se formó en las Escuela Elvel School, donde posteriormente cursó la carrera de ingeniera industrial en la Universidad Católica de Honduras.

Lea También: Andrés vendedor de cacahuates: “Quiero ser periodista o médico para ayudar”

Palma Suazo, es hijo de los señores Miguel Palma Pizzati y Maria Emilia Suazo Gallegos. Además, tiene un solo hermano, quien responde al nombre de Miguel Palma.

Fernando, un joven de buena contextura física, tez clara, ojos café miel, con un mentón pronunciado y sus cejas abundantes; son las principales características que definen a nuestro entrevistado.

“Gamusa” como le conocen sus amigos de infancia espera regresar este año al país.

En ese sentido, trataremos de conocer a profundidad más sobre la vida de este hondureño que ha logrado destacar en Taiwán; esto, por medio de una entrevista tipo pregunta y respuesta.

 

¿Cómo nace la idea de poder ir a estudiar a Taiwán?

Fernando Palma (FP). R// Dejame contarte que todo nació a raíz que mi primo Javier Fúnes está estudiando acá también. Un día me dijo que aplicara a las solicitudes de Becas y lo hice, y gracias a Dios estamos y desde hace más de año y medio cursando una Maestría en Ingeniería Industrial y Administración.

¿De dónde surge la idea del modelaje?

(FP). R// Te cuento que yo nunca pensé de hacer modelaje, pensaba que no tenía la talla de ser modelo. Pero gracias a Dios las oportunidades se han aprovechado y hasta el momento he sabido aprovecharlas.

¿Qué es lo que más le apasiona?

(FP). R// Siempre me ha apasionado el cine, uno de mis sueños es poder ser actor. Lastimosamente en el país no tenemos escuelas de arte en óptimas condiciones en la cual fomento este tipo de habilidades.

Asimismo, agregó que lo de los modelajes en comerciales viene relacionado a la actuación; y me puse como reto establecerlo y competir con europeos.

¿Cómo ha sido toda esta aventura?

(FP). R// No ha sido fácil déjame decirte, en algún momento llegué a pensar que mis papás no me iban a apoyar con mis estudios en  el extranjeros. Entonces, para no defraudarlos decidí estudiar una ingeniera; y gracias a Dios estoy hoy por hoy acá.

En realidad yo donde quería estudiar era en Brasil, pero me pedían muchos requisitos para irme para allá. En ese sentido, decidí perseguir mi sueño de poder salir de nuestro país a formarme académicamente.

Como les digo, no tenía planeado venirme para el continente asiático, pero una vez ya establecido me cambió la visión. Vine aquí con el ánimo de superarme pero no ha sido fácil.

¿Con el idioma como ha hecho?

(FP). R// El idioma mandarín es sumamente complicado, no les voy a mentir, no lo manejo en su totalidad; pero si me defiendo. Yo soy dotado, tengo ese don nato de aprender idiomas; hasta la fecha no he llevado una tan sola clase de mandarín para aprender el idioma. La forma en que aprendido esta lengua es mediante las conversaciones que tengo a diario con gente de acá

Como técnica que utilizo está en pronunciar en voz baja las palabras a mí mismo, con el fin de entender si lo pronuncio bien.

¿Qué ha sido lo más difícil de toda esta experiencia?

(FP). R// Creo que lo más difícil que me tocado en este tiempo fuera del país, es estar separado de mi familia. Pero esa distancia nos ha ayudado a unirnos más.

Extraño a mi familia, por eso ya me quiero graduar e irme para Honduras. Ya tengo hasta pensada la fecha en que me regresaré.

Podría interesarle: Mario Schauer: “Tengo 11 años de vivir con el VIH”

¿Qué fue lo primero que se imaginó al llegar a Taiwán?

(FP). R// Nunca había salido del país a no ser más allá de los Estados Unidos; ya el estar en un país de tal envergadura es fascinante.