REDACCIÓN. A pedradas espantaron días atrás al presidente del Congreso Nacional (CN), pobladores de la localidad de Apacilagua, sector de Choluteca, sur de Honduras.

Mauricio Oliva estuvo allí hace dos semanas aparentemente haciendo campaña política del Partido Nacional. Sin embargo, una manifestación de al menos 300 personas lo corrieron a él y a su escolta a punta de pedradas. Lo anterior, de acuerdo a los referido por el periodista de esa zona, Jairo López.

“Estas personas expresaron su rechazo al actual Gobierno por la falta de empleos. Muchos de ellos se quedaron sin trabajo luego de que la OABI (Oficina Administradora de Bienes Incautados) asegurara varias propiedades a Marcos Flores. Quien es nativo de la zona y que ha sido vinculado al delito de lavado de activos.”

Al parecer, mientras Mauricio Oliva se encontraba brindando un discurso en compañía de otros funcionarios de el Partido Nacional. Los manifestantes llegaron a interrumpir con gritos y pancartas. Llegando al punto de terminar tirando piedras a los políticos allí presentes.

Razón por la cual según el comunicador social, Oliva tuvo que ser resguardado por su grupo de seguridad para salir a toda prisa.

El vídeo que circula a través de las redes sociales, muestra cómo la manifestación corretea a Oliva que rápidamente fue protegido por sus guardaespaldas.

Manifestación en Choluteca, Honduras

En las imágenes se muestra a un presunto escolta de Mauricio Oliva. Quien sale apuntando con su arma a uno de los manifestantes, lo que pudo terminar en una tragedia.

“Desde que publiqué que la guardia presidencial de Mauricio Oliva había sacado arma a los protestantes. Producto de eso, un grupo de nacionalistas que ha montado una campaña negativa en contra de mí”, señaló Jairo López, periodista en Choluteca.

El reclamo de los pobladores no se limitó a emitir expresiones. Ya que el repudio llegó hasta el punto de atacar la comitiva del funcionario, con piedras y demás objetos que se encontraban en las calles.

Manifestantes en la zona sur de Honduras (Foto El Libertador)
Manifestantes en la zona sur de Honduras (Foto El Libertador)

La seguridad sacó rápidamente a Olivia del referido lugar; sin embargo, la población insistió y fue tras el diputado que finalmente logró fugarse del descontento popular.

Supuestamente, los pobladores exigían la salida de Oliva del lugar. Mientras que los empleados y exempleados de CUASA reclamaban las fuentes de empleo que se han perdido.

Trascendió que la empresa antes de ser incautada, generó más de dos mil empleos en Apacilagua.