Opinión de Elsia Paz: A Oxfam se le acabó la fiesta en Honduras y las razones son espantosas

1020
Elsia Paz
Elsia Paz, presidenta de la Energy Sol Partners.

Por Elsia Paz.-Primero fue Global Witness. Llegaron muy seguros a nuestro país. Sin embargo, luego de dos días de eventos y entrevistas, los hondureños nos dimos cuenta de la verdad detrás de su reporte. En este señalaba a Honduras como el país más peligroso para los ambientalistas.

Bastaron solamente algunas pocas preguntas en un programa de televisión nacional para que se desenmascara a esta ONG internacional. Estos  denigraron y atacaron a los hondureños a partir de una investigación basada en Facebook, Google y sin sustento científico.

Ahora es el turno de Oxfam. Sin embargo, las razones por las cuales esta ONG es poco confiable son aún más preocupantes.

Oxfam llega esta vez a Honduras a presentar el reporte “Hechos y Circunstancias Alrededor del Asesinato de Berta Cáceres Flores”. Una supuesta investigación carente de fundamentos y evidencias científicas. Pero más grave aún, firmada por una organización que está siendo seriamente cuestionada por terceros debido a casos de fraude, corrupción y abuso sexual.

En su reporte anual (Oxfam Annual Report and Account) correspondiente a 2015 – 2016, Oxfam señaló que en ese período “vieron un aumento en el número de denuncias (por explotación y abuso sexual) reportadas de 26 a 64”.

A lo cual agrega el informe que “seguimos comprometidos con la transparencia en las denuncias de explotación y abuso sexual perpetrados por el personal y los socios de Oxfam”, en un claro reconocimiento de responsabilidades que se puede suponer están siendo investigadas.

Por otro lado, el mismo reporte de Oxfam señala que “ha visto 553,479 libras desviadas para fraudes y corrupción en el período 2015 – 2016”. Es decir, el equivalente a más de 16 millones de lempiras, dinero que se investiga fue dirigido a otros destinos, y no a lo que estaba supuesto.

Y eso es lo más reciente, pero si vamos unos años atrás, en 2011, Oxfam fue seriamente cuestionada por diversas autoridades y medios de comunicación por desvío de fondos humanitarios para la ayuda a refugiados luego del terremoto en Haití.

Es más, según informaron medios de comunicación, Naciones Unidas señaló que el 99% de los fondos para la reconstrucción de la nación caribeña pasaban por ONGs como Oxfam, quienes un año después del terremoto solo habían desembolsado un 37,8% del total prometido. Esto llevó a que muchos se refieran a Haití como “el país de las ONGs”, donde la supuesta ayuda fracasó.

Oxfam: Se le acabó la fiesta en Honduras

Así, la lista de casos puede continuar. Sin embargo, la verdadera pregunta que nos debemos hacer los hondureños es si queremos organizaciones como éstas involucradas en nuestro país. ¿Queremos ser otra nación, como Haití, donde las ONGs lucren con las personas?

Personalmente, como madre de familia me pregunto si yo dejaría a mi hija al cuidado de un miembro de esta organización y la respuesta por supuesto es no.

Sinceramente, los hondureños no somos responsable de llevar a cabo investigaciones en contra de Oxfam. Pero hasta que no se aclaren estos hechos, por la seguridad de nuestra nación, es preferible que esta organización deje de operar en nuestro país, ya sea de forma directa y/o indirecta.

Señores de Oxfam, en nuestro país somos honestos y trabajadores, por lo que hoy les decimos con convicción: se le acabó la fiesta en Honduras.