EE UU, México y Canadá van juntas a por el Mundial de 2026

Las federaciones de los tres países norteamericanos presentan en Nueva York la candidatura para acoger el certamen de fútbol

37

Estados Unidos, México y Canadá compartirán candidatura por el Mundial de Fútbol de 2026. Es la primera vez en la historia de la competición que tres países suman fuerzas para hacer de anfitriones del certamen. El anuncio supone, además, todo un desafío político al presidente estadounidense Donald Trump, justo cuando se dispone a modificar las relaciones comerciales entre los tres socios y por la tensión que genera su controvertida propuesta en inmigración.

Las tres federaciones de fútbol norteamericanas escogieron el mirador de la Torre de la Libertad, el edificio más alto en el hemisferio occidental, convertido en un símbolo de la superación, para hacer el ambicioso anuncio de la candidatura conjunta. En realidad se trata de una idea sobre la que se llevaba especulando en el seno de la Concacaf –la confederación regional- desde que Estados Unidos perdiera la puja ante Qatar por acoger el torneo en 2022.

En el evento participaron Sunil Gulati, presidente de la federación estadounidense, Victor Montagliani, de la canadiense y de la Concacaf, y Decio de María, de la mexicana. La rueda de prensa debía servir para explicar cómo las tres naciones se van a repartir la celebración del segundo evento deportivo más importante tras los Juegos Olímpicos. La iniciativa concuerda con la visión de Gianni Infantino. El nuevo presidente de la FIFA defiende un mejor reparto de que los ingresos.

EE UU ya acogió el mundial en 1994, además de la Copa América Centenario el pasado verano. México fue anfitrión en 1970 y 1986. El Mundial de Fútbol de 2026 estará integrado por 48 selecciones, frente a los 32 actuales. La FIFA tiene previsto designar al anfitrión en mayo de 2020. Japón y Corea del Sur ya acogieron un torneo conjunto en 2002. Pero una candidatura única de tres países no tiene precedentes.

Anuncio

El anuncio tiene una importante derivada política, por las tensiones que hay entre Estados Unidos y México. Esto tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. El republicano, por un lado, quiere revisar el tratado de libre cambio que existe entre los tres socios norteamericanos (NAFTA, en sus siglas en inglés), y, por otro, tiene en marcha el proyecto para levantar un muro en la frontera sur del país para combatir la migración ilegal.

El mundial de EE UU sigue conservando el récord de asistencia, con más de 3,5 millones de seguidores que se acercaron a los estadios. Y eso pese a que en aquella ocasión el torneo lo disputaban 24 selecciones. La candidatura conjunta permitirá, por tanto, repartir mejor los costes con el nuevo formato expandido y potenciar los retornos. Eso pone mucho más fáciles las cosas para que la triple opción norteamericana prospere.

EE UU lleva jugando en el Mundial desde 1990 y México desde 1994. La última vez que se clasificó Canadá fue en 1994. Hacer de anfitriona no garantiza un lugar a la selección canadiense en la recta final de la competición. Salvo que la Concacaf consiga que la FIFA le apruebe la propuesta para tener seis selecciones disputando la Copa. Por su parte, Argentina y Uruguay plantearon ya su interés por organizar juntas el Mundial de 2030.