Don Aníbal: “Todos los viernes me tomo la pastilla rojita”

1019
Don Aníbal
Don Aníbal es uno de los personajes de la televisión nacional mas conocido

TEGUCIGALPA. El “legendario” don Aníbal Rojas Cuadra, uno de los rostros más clásicos de la televisión y ahora en una candidatura a diputado por el partido Frente Amplio, que dirige Esdras Amado López, habló en exclusiva con Diario TIEMPO Digital, sobre su negocio comercial “El Nilo”, y su vida profesional y hasta privada.

Con su acostumbrado sombrerito, común en los anos 70s, y una sonrisa caracterizadora, Don Aníbal, nos atendió en su reconocido negocio ubicado en los mercados capitalinos.

Don Aníbal tiene 77 años de edad, nació un 24 de agosto de 1940, en la ciudad de Danlí, en el departamento de El paraíso.

Estudió en la escuela Pedro Nufio de Danlí. Posteriormente se graduó como maestro en el Instituto Departamental de Oriente.

Después de ejercer la profesión de maestro, se vino a Tegucigalpa, a “probar suerte”.

Una vez estando en Tegucigalpa, estudio derecho en la universidad, y logro graduarse y hasta obtener una beca para estudiar en el extranjero.

Precisamente, Don Aníbal (como es conocido por los hondureños) logro estudiar en la Universidad Central de Madrid.

Después de esto, regreso a Honduras, en donde, logro establecer su reconocido negocio, ubicado en la quinta avenida de Comayagüela, “El Nilo”.

A continuación la entrevista con Don Aníbal,  sobre esto y más:

¿Cómo inició El Nilo?

Me case con una mujer de origen árabe, y para poder mantenerla tenía que dedicarme a algo que me diera dinero, y lo único que me daba dinero de inmediato era el comercio, por que la profesión tenía que hacer cola.

Por chiripa incursioné en el mundo de la televisión, y ya tengo 15 años estando enfrente de las cámaras.

Soy hombre de televisión y eso ha hecho posible que la gente me conozca.

¿Quién lo hace incursionar en la televisión?

Don Jonathan Rusel Toledo, tenía un programa en el que invitaba a sus oyentes para que opinaran de lo que sucedía en la capital. Y yo estaba pendiente para llamarlo y un día me dijo que llegara para hacer en vivo el programa con él.

Erlin Carranza: De guardia y vendedor a hombre viral de Honduras

Él se enojaba porque no era puntual a la cita, y me termino corriendo.

Luego me agarro don Esdras Amado López, y ya tengo como 14 años desde que se fundó el canal. Pero eso sí, en ninguno de los dos casos he tenido sueldo, solo lo hago por amor al arte.

¿Críticas en su contra?

Como todos los que empezamos a brillar, somos víctimas de los chismes y las críticas. Siempre hay gente que se cruza en el camino para que uno no avance.

Pero solo el que es perseverante, y lucha hasta el fin, logra el éxito

¿Qué piensa de las personas que lo llaman para insultar y ofender?

Pues hay gente que no tiene nada en la mente y nada en el corazón. Y hay gente que solo lo hace por chingar.

¿Mano delictiva en el negocio?

En el negocio se me metieron en un año unas cinco veces. No tenía donde quejarme por que las autoridades policiales y judiciales solo tomaron la denuncia, y no se sabe quiénes fueron hasta hoy.

Don Aníbal
El Nilo es un negocio conocido en la capital.

¿Qué vende el Nilo Don Aníbal?

Pues hay un eslogan que dice “Lo que no se encuentra en el Nilo, mejor ni lo busque”, pero es mentira, solo es un eslogan. Pero si trato de tener lo que los vendedores en la calle no tienen.

Durante 50 años he estado alquilando. Han pasado cinco dueños de este edificio y a los cinco nunca le he quedado mal.

A los empleados que he tenido no les doy buen sueldo, pero cada fin de mes no les fallo.

¿Qué significa la pastilla roja?

Tiene dos funciones, una, sirve como oxigenador. Y desde el punto de vista sexual, si un hombre esta con las “baterías flojas”, y si se la toma, ya vuelve a tener fuerzas para una relación sexual.

Empecé con poca, y ahora es la línea comercial que más vendo, es el mejor producto que tengo.

Yo no tengo los millones que tienen un montón de comerciantes de Tegucigalpa y San Pedro Sula, pero dentro de lo que cabe soy un hombre que lleva una vida tranquila.