LA CEIBA, HONDURAS. Un hombre fue capturado este miércoles en la Colonia San Judas, zona norte del país

El implicado responde al nombre de Wiliam René Reyes Domínguez, de 41 años de edad, originario de Olanchito, Yoro y residente en la colonia de su aprehensión.

Reyes Domínguez está acusado del delito de portación ilegal de arma de fuego y cuando se le arrestó se le decomisó un arma de fuego AK-47, serie no legible y dos cargadores con sus respectivas municiones.

Según declaraciones, Domínguez manifestó que unos mareros lo interceptaron cuando él se dirigía a trabajar y que lo despojaron de su machete y que con el mismo lo empezaron a torturar produciéndole heridas en barias partes de su cuerpo.

También, se conoció que ellos le decían que por qué él daba información a una banda delictiva, pero él reacciono y le arrebató el arma a uno de los supuestos delincuentes, por lo que con la misma arma comenzó a dispararles a sus agresores, ya herido.

Después del hecho salió corriendo con el arma en mano y fue allí cuando las autoridades lograron detenerlo para investigación.


ANTECEDENTE DE OTRO HECHO EN LA CEIBA

En junio pasado,  en la colonia Nueva Jerusalén, en el suroeste de La Ceiba, dos jóvenes de nombre Wendy Patricia Lemus Menjívar y Jessica Isabel Lemus Hernández (18), perecieron víctima de diferentes disparos en un hecho, que lo habría originado la disputa de territorio por parte de pandilleros en este sector de la ciudad.

No se supo a ciencia cierta el grado de implicación que tenían estas jóvenes con los grupos criminales o las razones que las llevaron a perder la vida. Los elementos de la Dirección Policial de Investigación buscaban los nexos en este caso.

En el lugar de la ejecución se dejó un pedazo de cartón que decía “por mi tío Alfredo”. Esto hizo surgir otra teoría: que un problema de familias fuera el móvil del doble crimen. Pero de igual manera, la Policía Preventiva se movilizó y dio persecución a miembros de una banda.

Por lo que lograron capturar cuatro sujetos. Pero con el paso de las horas, dos de ellos fueron dejados en libertad. Esto, ya que no se les estableció ninguna conexión con el feminicidio de las jóvenes Lemus.

Los detenidos son José Orlando Rivas Alvarado (26 años), residente en la colonia Nueva Jerusalén y quien dice ser jornalero. La otra persona fue Olvin José Pérez García (19), oriundo del departamento de Colón.

Las armas que participaron en el crimen les fueron decomisadas a los encausados. Un revólver y una escopeta. Además de dos motocicletas, con las que se presumen, se han realizado diferentes delitos en la ciudad. Los acusados, mientras tanto, negaban la procedencia de las armas y dijeron desconocerlas.