TEGUCIGALPA. Una vez más en Honduras el tema de la despenalización del aborto genera un debate entre la ética médica y los derechos humanos y la salud de la mujeres y niñas en el país.

En este caso, las pastillas del día después y otras con fines abortivos siguen adquiriéndose como confites en farmacias y hasta en redes sociales.

En este sentido, los diputados del Congreso Nacional debaten el tema entre las reformas al nuevo Código Penal de Honduras. Ayer el tema quedó pendiente hasta que haya una postura total del caso.

Referente a la despenalización del aborto el Centro de Derechos de la Mujer (CDM) aboga para que ya no sea penalizado, pero solo en tres caso:

Nessa Medina, integrante del CDM explicó que están de acuerdo con el aborto en caso que el embarazo sea producto de una violación, el feto tenga nulas posibilidades de vida; o el embarazo represente un enorme riesgo de la salud o vida de la madre.

Indicó que la discusión del nuevo Código Penal en el CN representa una oportunidad. Ocasión para que Honduras sea parte del 95% de países que ya reconocen esa tres circunstancias como derechos para que no esté penalizado.

Mencionó que un colectivo de más de 30 organizaciones que aboga por la despenalización y que se habla con los diputados para despenalizar el aborto terapéutico. Lo anterior amparado en argumentos de fe, científicos, y de derechos humanos.

Par el caso el tema de uso de píldoras anticonceptivas como la del “Plan B” aseguró que hay desinformación. Apuntó que hubo “engaño” sobre el tema.

Sépalo

Píldora del día siguiente o píldora del día después, anticonceptivo poscoital, control de natalidad de emergencia o plan B es un método para prevenir el embarazo.

La píldora se adquiere aun precio de L. 200 lempiras en ciertas farmacias de Honduras y como “pan caliente”.

Despenalización del aborto

Arguyó que ni en los países más religiosos del mundo se prohíbe, y aún para víctimas de violencia. Dijo que “esta pastilla previene el embarazo después del acto sexual. No es abortiva”

“Por eso es vital que se encuentre en los kits de emergencia a victimas de violencia sexual. Es lamentable que las niñas y mujeres que van a denunciar abuso sexual y ni si quiera se les dé a ellas esta pastilla”.

Y sostuvo que la venta ilegal de la pastilla más bien pone en riesgo la vida las mujeres, por la desinformación y poco acceso en casos de violación u otros.

Cytotec es utilizada también con fines abortivos.

Acotó que hasta la OMS reconoce el Plan B como anticonceptivo “con ningún tipo de componente que la convierta en abortivo”.

Relató que penalizar el aborto terapéutico vulnera el derecho a la salud, la libertada, derechos de las mujeres, y a la información: “porque también desinforma y favorece que haya más embarazos”. Lo anterior consecuencia de violencia sexual o de relación sin protección,  explicó.

FInalmente Medina agregó que al menos 900 niñas menores de 14 años dan a luz, quienes son víctimas de violación.

Colegio Médico “el aborto debe seguir siendo condenado”

Por su parte, Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH) indicó que el tema del aborto terapéutico es un caso muy sensible desde el punto de vista ético. Por lo que no pueden dar pastillas para quitar la vida de un ser humano.

Lo anterior amparado en que la vida comienza desde la fecundación del ovulo, “nuestro punto de vista es prohibitivo. “Para nosotros estar a favor de las prácticas del aborto y el uso de sustancias es contra la ética”.

Y referente a la venta ilegal de las pastillas del días después, o Plan B, o bien otras que no son anticonceptivas, pero son usadas con eso fin dijo:

“El alto contenido hormonal que tiene estas pastillas tienen repercusiones en la salud: Como el aumento de eventos cerebro vasculares, trombo embolismo pulmunar y otros problemas”. ya que se toman dosis excesivas, indicó la doctora.

Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras

Advirtió que se debe trabajar en la prevención de desarrollo de prácticas sexuales tempranas. “Los jóvenes deben ser instruidos con respecto a esta educación. Y no venir y darle una sustancia que sabemos que provoca abortos. Nosotros como médicos no podemos prescribirlas”.