SAN PEDRO SULA. Heydi Cristal Pineda, de 30 años de edad, es una de esas mujeres que tienen un don especial, que marcan la diferencia en una sociedad manchada por la violencia, la pobreza y la corrupción, una mujer que sobrevivió a un accidente de tránsito que en definitiva le cambió la vida, pero nunca sus deseos de seguir pintando.

Hace más de tres años, Cristal transitaba a bordo de una motocicleta con destino a su trabajo, cuando iba por la 27 calle, cerca de la sede del club de fúbol Real España, un automóvil circulaba de abajo hacia arriba e hizo el viraje que finalmente terminó mandando por los aires a la joven pintora que iba a ganarse el sustento diario en la ciudad industrial del país.

Recordar el suceso seguramente da nostalgia y más aún, miedo con el simple hecho de pensar algo así, pero lo que sí está claro es que la joven a pesar de las consecuencias físicas, nunca desmayó y salió adelante siendo lo que es…una talentosa pintora hondureña.

Cristal tiene varios tauajes en su cuerpo y detrás de cada uno hay una historia que contar, uno de ellos refleja el accidente de hace unos años que le fracturó su cadera y le provocó otros daños que incluso la dejaron con prótesis, sin embargo, ella maneja un sólo discurso, “salir adelante es mi mayor anhelo”.


¿Cómo es un día a día para Cristal?

“Tras el accidente, primero voy a mis terapias tempranito, luego a eso de las 7:30 de la noche a mi trabajo y salgo arriba de las 5:00 pm, este horario entre lunes a viernes. Ya los fines de semana aprovecho a compartir con mi familia, ya sea descansando en casa o saliendo al cine, a escuchar alguna banda de rock, disfrutar del fútbol o mirar alguna que otra banda de guerra sobretodo los domingos. ”


Cristal Pineda mientras relataba lo que casi terminó en tragedia

¿Y el trabajo qué tal?

“A pesar de todo lo que pasó en aquel entonces, no me sacaron y me tuvieron paciencia”.


¿Piensa seguir estudiando?

“Seguro que sí, ya llevo 23 clases cursadas en la universidad y pues después del accidente tuve que retirarme. Ahora junto a mi familia estamos analizando el dedicarme o especializarme en la pintura en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), puesto que ahora los costos están por arriba en una universidad privada”, agregó.


Cristal Pineda posee una gran destreza en sus manos

¿Por qué le dieron la guitarra después del accidente?

“Me la regalaron para que me distrajera e hice una pintura donde detallaba la figura de una mujer y a su vez, el dibujo de una guitarra, porque fue algo importante después del lamentable suceso”, adjuntó la sampedrana en entrevista.


¿Desde cuándo dibuja y pinta?

“Desde los ocho años de edad, es que mi papá tenía un gran talento, él era dibujante y tenía una taller de refrigeración donde se ponía diseñar cosas.

Ahora, cuando dispongo pintar lo hago en mi habitación, con trabajos que normalmente demoran tres horas y alrededor de una semana si son más detallados”, siguió diciendo la residente en el Barrio Cabañas.

Cristal sigue pintando sueños e ilusiones entre sus seres queridos

¿Cómo descifrar el concepto de una pintura?

“Es bastante abstracto, pues en una pintura se reflejan las emociones de un artista”, relató.

SÉPALO

Los precios de sus cuadros de pintura ya enmarcados rondan entre los 1,800 lempiras y los 3,000, pues adujo que la dificultad para hacerlos y el costo de los materiales es lo que compensa de alguna manera el valor solicitado por cada pintura.

¿Le gusta la música?

“En verdad sí y si se me diera la chance de estar en una banda con gusto lo haría, me encanta la música y es que estudié en una escuela donde aprendí a ejecutar el violín, piano y saxofón”, destacó.

 

Cristal Pineda es un ejemplo de perseverancia y dedicación

¿Qué le hace falta a San Pedro Sula o a Honduras en general?

“A este país le hace falta apoyar a los artistas, construir escuelas, porque por ejemplo, he mirado cómo en la Victoriano López sufren mucho y constantemente hacen eventos artísticos para recaudar fondos. El actual alcalde Armando Calidonio ha hecho algunas cosas por la ciudad, pero se debe apoyar más el arte y la juventud.