Quién paga la cuenta
¿Quién paga la cuenta? Una producción del país que logró gran éxito por su temática.

Cine hondureño debe buscar nuevos rumbos

Ya nos demostraron que pueden hacer películas de militares, ya nos demostraron que Honduras es bella. Los directores ahora deben mostrarnos historias más auténticas y para lograrlo a lo mejor deben aliarse con los escritores.

La literatura hondureña es de las pocas expresiones artísticas donde se accede a lo auténtico hondureño. Sin embargo, aquí también hay que analizar qué obras adaptar y cuáles no. ¿Por qué no adaptar “Prisión Verde” de Ramón Amaya Amador en lugar de la novela “Cipotes”?

Son estas situaciones las que me hacen pensar que el cine hondureño está en la agenda gubernamental. Solo el tiempo dirá si esto le hace bien o mal.

Por los momentos pienso que el apoyo les hace bien, ningún gobierno o régimen dura tanto. En el camino están aprendiendo a hacer películas. Tal vez, en la actualidad nuestros directores estén jugando con el rompecabezas de donde saldrá la gran película hondureña.