30 buses quemados en Honduras este año por extorsión

492
Bus quemado en Honduras.

REDACCIÓN. Más de dos docenas de autobuses se han incendiado en lo que va del presente año en Honduras, una ardiente muestra de las consecuencias de que numerosas pandillas obtengan una tajada importante de sus ingresos con la extorsión al sector del transporte público.

Jorge Lanza, jefe del Consejo Nacional de Transporte de Honduras, dice que en 2016 se han quemado por lo menos 30 autobuses urbanos e intermunicipales. Culpó de las quemas a las redes de extorsión que atacan a las empresas de buses del país.

“Los atentados cometidos en perjuicio de la actividad del transporte son una muestra [de] que la inseguridad cabalga en Honduras, mientras las autoridades permanecen indiferentes”, declaró Lanza a un medio de comunicación local.

La quema más reciente ocurrió el 23 de agosto en Comayagüela, que junto con Tegucigalpa conforma el Distrito Central de Honduras. Se dice que el conductor y su ayudante fueron ingresados en un hospital local con quemaduras de primero y segundo grado.

El gran número de incendios de buses es un síntoma de lo numeroso de los actores criminales implicados en la extorsión al sector de transporte en Honduras. La extorsión es o la más importante o una de las más importantes fuentes de ingreso para todas las pandillas del país, incluyendo a la Mara Salvatrucha (MS13) y a Barrio 18, pero también de grupos menores, como los Chirizos. Y la industria transportadora es especialmente lucrativa; tras una minuciosa investigación de campo durante 2015 en Honduras, InSight Crime calculó que una sola pandilla en Tegucigalpa puede recoger hasta US$2,5 millones al año mediante la extorsión a vehículos de transporte público.

En algunos casos, varias pandillas extorsionan al mismo conductor de bus al tiempo. Esto hace difícil a los conductores atender a su subsistencia, y mucho menos pagar las considerables cuotas extorsivas que las pandillas eufemísticamente llaman “impuestos de guerra”. Cuando no se pagan las cuotas, la reacción de las pandillas no se hace esperar, y muchos conductores de bus sufren un destino peor que la quema de su vehículo.

63 trabajadores del transporte público cayeron muertos solo en los primeros cinco meses de 2016, según el Observatorio de Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.
El país ha reforzado sus esfuerzos por combatir la extorsión.

El cuerpo antiextorsión del país ha arrestado a más de 400 personas en lo corrido del año, y las autoridades incautaron una gran suma de activos de propiedad de la MS13, que según dicen fueron adquiridos con ingresos de extorsiones.

Pero los incendios de autobuses, las muertes de conductores de bus y las quejas sobre la “indiferencia” del gobierno revelan que las autoridades aún tienen pendiente la tarea de refrenar la extorsión del sector del transporte público.