SAN PEDRO SULA. Un emblemático negocio de bebidas alcohólicas fue asegurado la mañana de este jueves a través de la Operación “Avalancha III” en la zona norte de Honduras.

Se trata del expendio “Pedro Costilla”, un sitio muy visitado en la quinta calle, entre sexta y séptima avenida del Barrio Concepción. Según informó Elvin Guzmán, portavoz del Ministerio Público (MP), al lugar llegaban muchas personas puesto que las boquitas que allí se departían, tenían un toque especial, lo que llamaba la atención de muchos.

Las acciones fueron llevadas a cabo por miembros de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) y la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (FESCCO) , quienes llegaron en horas tempranas porque se sospecha que dicho local tiene vínculos con la mara Salvatrucha.

De acuerdo a expertos en temas de seguridad del país, las últimas acciones de la Policía Nacional de Honduras, contra la Mara Salvatrucha (MS-13), está provocando el debilitamiento de la temida estructura criminal.

En ese sentido, el togado y criminólogo hondureño, Nery Ordoñez, explicó que, “desde el punto de vista criminológico, hemos observado que ha habido tres generaciones en estas estructuras”.

Además, afirmó que, si bien las maras y pandillas han ido evolucionando con el paso de los años; los golpes asestados por las autoridades con las incautaciones, capturas y aseguramiento millonarios, repercuten negativamente en sus organizaciones ilícitas.

El analista hondureño, detalló que una de las generaciones de las pandillas prácticamente desapareció. “Aquellos jóvenes que cuidaban el barrio y tenían pelas callejeras, esta generación prácticamente ha desaparecido”, puntualizó Ordóñez.

En acciones de FESCCO y ATIC también aseguraron una vivienda en colonia Lomas de San Juan de SPS ligada a la MS-13

POLICÍAS MACHACADOS

La Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) abrió nuevas líneas investigativas, en contra de policías y funcionarios del Instituto de la Propiedad (IP), que habrían recibido “coimas” (soborno), de parte de la Mara Salvatrucha (MS-13).

La ATIC tiene en su poder unas 26 libretas y hojas conteniendo apuntes de quiénes eran los funcionarios y agentes del orden que recibían dinero de parte del grupo delictivo. Estos pagos eran para dejarlos operar y mantenerlos informados de las investigaciones que se les seguía por parte del MP.

Los pagos a los “juras” supuestamente lo hacían para que los uniformados dejaran accionar con toda tranquilidad en la distribución, venta de drogas y cobro de la extorsión libremente.

Además los mantenían al tanto de los operativos contra maras y pandillas que realizarían las policías Nacional y Militar, asignadas en la zona norte del país, sin levantar sospecha de que había complicidad. En cuanto a los empleados del IP, los pandilleros les pagaban para que los mantuvieran al tanto de qué es lo que investigaba la ATIC relacionado a la MS-13 y también les informaban cuando llegaban a hacer secuestro de documentos.

Lee también: Propiedades aseguradas, pero sin presentar a líderes de la MS

También en los escritos que están plasmados en las libretas con “puño” y “letra” del contador de la MS-13, detalla los pagos que realizó a los agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), asignados al archivo criminal para cambiar los antecedentes policiales de los peones y “toros” de la estructura delictiva.

LA MS SE DEBILITA

En lo que respecta a esto, el director de la ATIC, abogado Ricardo Castro, comentó que lo hallado en las propiedades que les fueron aseguradas a la MS-13, se ha abierto unas nuevas líneas de investigación por lo que ya están equipos trabajando.

Asimismo, Castro agregó que posiblemente haya una avalancha posterior o continuemos con la misma.

“Recordemos que venimos desde Avalancha uno y dos, ahora la tres, la cual ha dejado en evidencia nuevamente que estos grupos criminales siguen trabajando a sus anchas, vamos a sacarlas para darle paz al pueblo hondureño”, explicó.

Recalcó además de que esfuerzo de todas las agencias de investigación se está viendo reflejado en esta operación.

En cuanto al decomiso de dinero, el especialista en investigación criminal, precisó que en los últimos recuentos sobrepasamos los cinco millones de dinero en efectivo, las inspecciones siguen.

Actualmente trabajamos con tecnología de investigación, para evitar romper paredes para encontrar esas “caletas” y hasta el momento por la magnitud de los inmuebles no se han podido culminar con las inspecciones necesarias, confirmó.