Un adiós para la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio en Honduras

362
Escuela Normal Mixta Pedro Nufio
Escuela Normal Mixta Pedro Nufio ya no existirá más en el país.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Un adiós para la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio , luego de 43 años de formal profesionales de la docencia.

Mas de 25 mil maestros graduó la Escuela Normal en sus años de servicio a la sociedad hondureña. Cada egresado, es como un hijo de la institución, al cual formaron con grandes valores.

Asimismo, convertirlos en un canal emisor de los mejores valores humanos hacia sus alumnos.

En 1975, se graduó la primera generación de la Escuela Normal, sin sospechar que serían una historia. El adiós de la institución se debe a que transformaran las 13 escuelas normales a nivel nacional.

En ese sentido, ahora se encargarán de capacitar a los docentes en servicio y no recibirán jóvenes para formación.

La directora actual Leyla Flores expresó que ahora serán centros regionales de formación permanente.

Asimismo, dijo que funcionarán en los departamentos de Francisco Morazán, Olancho, Valle, Choluteca y El Paraíso.

Un adiós para la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio : Última generación de graduados.

En este último año, al menos 282 maestros de educación primaria se graduarán en la Normal Pedro Nufio.  Leyla Flores expresó que trabajan en las actividades finales dentro de la institución.

Asimismo, están aplicando el examen del himno para maestros de educación primaria. Del mismo modo, procesos de reforzamiento, posteriormente la recuperación.

Finalmente, la entrega de expedientes para el examen general, luego la juramentación, graduación y la ultima clausura.

LEER TAMBIÉN: La Normal Pedro Nufio se despide de la población hoy 15 de septiembre

 Historia

La histórica institución fue fundada en 1879 por don Pedro Nufio.

Este era un colegio de segunda enseñanza para la formación de maestros y bachilleres.

Grandes personalidades, egresaron de la Normal Mixta Pedro Nufio según lo relato la actual directora.

Entre los primeros egresados figuran: Salvador Moncada y Gilberto Gamero, como maestros, y Modesto Armijo y Ambrosio Ponce como bachilleres.

En este colegio se fundó un teatro, que hizo representaciones de buenas obras de autores españoles. Los artistas eran los alumnos de mayor edad. Las celebraciones de las fiestas cívicas eran famosas.

Escuela Pedro Nufio
Es de la primera generación de graduados.

Algunas destacadas señoritas de la ciudad tuvieron la suerte de realizar estudios de magisterio bajo su acertada dirección, entre ellas Trinidad Gamero, que ejerció esa noble profesión por varios años.

Fue hasta años después que la Normal de Señoritas y la Normal de Varones fueron fusionadas.

En 1973 ambas instituciones funcionaron como una sola. Desde entonces y hasta la fecha, la institución ha graduado a 25,590 maestros a nivel nacional.

“Una característica de la escuela es que en ella hemos recibido estudiantes de los 18 departamentos, hemos graduado a 25,590 maestros de primaria”, reiteró la directora.

La primera generación de graduados de la Normal, una vez realizada la fusión, fue en el año de 1975.

Desde entonces, el tiempo parece apresurado y para la directora hablar de su formación dentro de la Normal es como hablar de ayer.

t

La Pedro Nufio deja muchos recuerdos en los hondureños

Cambios

Muchas cosas han cambiado desde que la Normal inició sus operaciones. Para empezar, su uniforme no era exactamente el que todos conocemos.

Según el relato de la maestra, el uniforme original era color beige en la camisa y ocre en el pantalón.

Sin embargo, de esos dos colores, el único que resistió fue el ocre.

“El ocre es el color distintivo del estudiante normalista. En 1982, cuando se estableció el uniforme oficial del gobierno, la normal lo que cambió fue la cubayera blanca, pero mantuvo el color ocre”, explicó.

Esto no pasó con todos los colegios, sino solo con los que eran insignes de la educación del país.

La tragedia de una normalista:

Una historia triste que marcó para siempre el nombre de la Normal y un nombre que seguramente jamás será olvidado: Ricci Mabel Martínez.

Ella era originaria de La Ceiba y cursaba el tercer año de magisterio en la Escuela Normal Mixta Pedro Nufio.

Su novio había sido reclutado para cumplir el servicio militar obligatorio, por lo que Ricci Mabel decidió visitar el Batallón de Comunicaciones en las afueras de Tegucigalpa.

Ese mismo día Ricci desapareció, fue violada y asesinada, según los exámenes forenses que se realizaron en aquel entonces.