5 claves para elegir el brasier perfecto. ¡Ponlas en su lugar!

215

El brasier perfecto es tu mejor aliado. Con la talla correcta de sostén, estás lista para conquistar al mundo:

No es lo mismo 32 A que 32 C. Mide en pulgadas el contorno de tu tórax bajo el busto y súmale 3, ésa es tu talla. La letra de la copa corresponde a la profundidad del seno. Mide a la mitad de tu busto en pulgadas y resta esta medida de la anterior; el resultado te indicará tu copa, explican los expertos de Warner’s México, marca pionera y experta en la creación del brasier.

A: 0.5 -1

B: 1.5-2

C: 2.5-3

D: 3.5-4

DD: 4.5-5

45 grados. Ya tienes el brasier ideal ahora colócalo de forma ideal. Inclina tu cuerpo 45 grados hacia delante y ajusta por atrás. Ni muy muy ni tan tan. Cuida que los tirantes se estiren tres pulgadas. Si se te quedan marcados los tirantes en los hombros, significa que están muy justos. Pero si se te caen a cada rato, están demasiado flojos. Para toda ocasión. Hay tantos modelos que existe uno específico para ese día especial.

Preformados: Son los más novedosos y destacan porque dejan tu busto tal y como es.

Deportivos: Son los mejores para sostener bustos grandes y para cuando no quieres que tus boobs salten contigo en el gym.

Con varilla: Ayudan a levantar bustos pesados.

Los brasier

Push-up: Más conocidos como Wonderbra, levantan el busto, lo juntan al centro y lo echan hacia adelante, haciendo entre los senos un canal muy sexy.

Minimizer: Si eres de busto muy grande y quieres disimularlo, este es ideal.

Top-sostén: Son camisetas preformadas para dormir y para usar en la época premenstrual en que el busto aumenta su volumen y nos duele más.

A mano. Procura lavar tu brasier a mano para que no se deteriore (tan rápido).

Prefiere un brasier de algodón y elije siempre aquel que te haga sentir bien. Aunque nadie lo vea si tú te sientes sexy, lo proyectarás a los demás.