Reelección: Una sesión secreta y las ansias de poder hacen arder Paraguay

201

El actual mandatario se limitó a expresarse a través de un escueto comunicado y de un mensaje de video grabado en el que llamaba a la unidad de la sociedad paraguaya, pero acusaba a la oposición y a los medios de prensa de haber generado la tensión.

A la par, los oficialistas del partido de gobierno ya anunciaron que seguirán con el proyecto de reelección. Inicialmente, la Cámara de Diputados -que cuenta con amplia mayoría cartista- debía tratar la cuestión en la mañana de este sábado; pero su titular, el colorado Hugo Velázquez; decidió desconvocar la sesión tras los hechos de violencia.

En caso de ser aprobada también en la Cámara Baja, el Tribunal Superior de Justicia Electoral deberá convocar a un referéndum para que la gente vote sobre la cuestión. Tanto Cartes como Lugo se expresaron en numerosas ocasiones como contrarios a la reelección presidencial en Paraguay, un país en el que los fantasmas de la dictadura militar y la reelección indefinida siguen siendo muy fuertes. De hecho, el exobispo y líder de izquierda llegó al poder al 2008 luego de encabezar manifestaciones contra un proyecto similar al que actualmente apoya.

Cartes había dicho a CNN en Español horas después de asumir en 2013 que no modificaría la Carta Magna en su beneficio, una palabra que ahora pisa. A finales de 2016 había pedido a sus correligionarios que retiraran un proyecto similar al debatido actualmente puesto que generaba divisiones. Ese documento fue borrado de la página web de la Presidencia.

El domingo, Cartes emitió un nuevo mensaje grabado en el que llamaba a diálogo entre actores políticos, titulares de poderes del Estado y la Iglesia para tratar de apaciguar la cuestión. El presidente de la Cámara de Diputados anunció, además, que la enmienda no se trataría hasta que esta ronda de diálogos finalice; mientras que la oposición se mantiene en que el retiro del polémico proyecto es una condición innegociable.

Llamativos comunicados de la embajada de Estados Unidos en Paraguay y del mismísimo papa Francisco, quien visitara el país en 2015 y este domingo llamó a la paz en suelo paraguayo durante su oración, habrían jugado papel preponderante para este retroceso momentáneo de las aspiraciones carto-luguistas.

Los colorados cuentan con números suficientes en la Cámara Baja del Legislativo paraguayo para aprobar nuevamente la enmienda, aunque por ahora deberán esperar. A la par, se anuncian más movilizaciones para protestar contra el proyecto.

Mientras tanto, el ambiente sigue caldeado en las calles de Asunción y las ansias de poder de dos hombres -en teoría adversarios políticos, pero ahora aliados ocasionales- amenazan con seguir prendiendo fuego a Paraguay, el pequeño país ubicado en el corazón de Sudamérica.

Fuente: Connectas